• La estrategia de Maduro ha sido utilizar y manipular los sentimientos religiosos de la población, estrategia denunciada por los obispos venezolanos.
  • Capriles propone subir los sueldos un 40%.
  • Los venezolanos sufren racionamiento en varios productos básicos y hacen largas colas para conseguirlos.
Venezuela celebra elecciones presidenciales el próximo14 de abril. Se enfrentan el candidato de Hugo Chávez, Nicolás Maduro (en la imagen), y el candidato de la oposición, Henrique Capriles. Uno de los dos sucederá al comandante. La campaña electoral ha vivido algunas acciones violentas, como el ataque que un grupo de encapuchados llevó a cabo al término el acto de cierre de la campaña electoral del candidato presidencial de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, en el estado de Mérida (norte). Al menos 14 personas resultaron heridas. Lamentable.

Pero la estrategia de Maduro ha sido utilizar y manipular los sentimientos de la población, mayoritariamente inculta, para presentarse como el ungido de Chávez, en un uso cuasi-religioso del difunto presidente. De hecho, cuenta Reuters, en todos sus actos electorales cierra con el vídeo del último discurso de Chávez antes de morir donde en una pantalla gigante anuncia su decisión "plena como la luna llena, total, irrevocable" de ser sucedido por Maduro. "Le pido a nuestro Comandante que me bendiga, que me ilumine, que no me deje solo en esta lucha dura", reza Maduro en los mítines, repitiendo en voz alta lo que muchos de sus desconsolados seguidores sienten por la pérdida de Chávez.

Los obispos venezolanos ya han advertido contra la manipulación de la religión que lleva a cabo Maduro. 

Por su parte, el candidato presidencial por la Mesa de la Unidad (MUD), Henrique Capriles Radonski, aseguró en El Universal que piensa combatir la inflación en Venezuela con un modelo económico basado en la generación de confianza para lograr aumentar la producción. "La inflación golpea al más pobre, y la inflación se resuelve con mucha producción, con muchas empresas. La inflación se combate con producción y más producción", aseguró. "Nosotros somos la garantía de que este país pueda tener recuperación económica con un modelo que genere confianza (...) permitiendo que se ponga a trabajar juntos el sector público y el sector privado. Y reiteró su propuesta de realizar un aumento general de sueldos en 40% en un pago único, más el ajuste de los cestatickets.

De hecho, los venezolanos viven casi en la pobreza, con racionamiento en varios productos como aceite, arroz, harina de maíz, azúcar, leche en polvo y pollo, papel sanitario, jabón y pasta dental, cuyos precios están regulados. La inflación ha subido el mes de marzo en 2,9 %, según el banco central, publicaba ABC. Los consumidores hacen largas colas de dos horas en los mercados para conseguir los escasos productos de la canasta básica. Y Mientras tanto, Maduro culpa a las empresas privadas y el Grupo Polar, líder en productos de consumo masivo en Venezuela, de presunto sabotaje alimentario.

En lo que respecta a los valores no negociables, ya en su día publicamos sobre Henrique Capriles cómo se definía él mismo en un artículo en El Tiempo, en enero de 2012, antes de enfrentarse a Hugo Chávez: "Estoy contra la pena de muerte, a favor de la unión civil de personas del mismo sexo, me defino de centroizquierda y me siento cómodo si me llaman 'progresista'. ç

Estoy de acuerdo con el aborto terapéutico y la píldora del día después. No voy a llegar (a la Presidencia) repartiendo ministerios ni subiendo el precio de la gasolina y tampoco voy a privatizar a la industria petrolera. Respetaremos los acuerdos (hechos por Chávez), aunque renegociaremos muchas cosas... Ah, no quiero ser líder mundial ni una vedette. No estoy cerrado a muchas cosas, pienso que los venezolanos aún tenemos mucho que discutir y estoy dispuesto a promover esa discusión. Soy un hombre de este tiempo y quiero ser presidente de Venezuela".

José Ángel Gutiérrez

[email protected]