Un obispo advierte que "nos jugamos la posibilidad de hacer realidad los valores propios de una democracia auténtica"Continúa la campaña electoral en Venezuela de cara a las próximas elecciones del domingo 7 de octubre. El candidato opositor, Henrique Capriles pidió a los jóvenes que la abstención sea cero: "Hay un pueblo que despertó, que está lleno de esperanzas, de alegría, de futuro. Hay un pueblo que no quiere volver a ser defraudado y aquí viene el flaco a decirle a ustedes que sí podemos", informaba El Universal.

Por su parte, el actual presidente-dictador, Hugo Chávez, prometió "ser mejor presidente el próximo período", aunque ya ha tenido 14 años para demostrarlo. El candidato a la reelección aseguró que la victoria revolucionaria "será por nocaut" y dijo que comenzará el próximo período el 8 de octubre, publicaba también El Universal. O sea, Chávez muy en su línea populista y demagógica.

Son interesantes también las palabras -recogidas por Zenit- del arzobispo de Mérida (Venezuela) Baltazar Enrique Porras Cardozo, de cara a las elecciones, unos comicios que para los creyentes suponen, en primer lugar, "orar". "No se trata de repetir oraciones, sino de ponernos ante la presencia de Dios que nos interpela: ¿Qué has hecho de tu hermano?".

En ese sentido, recordó que el Episcopado venezolano insiste "en la necesidad de la reconciliación y del diálogo". "Evitemos todo odio y violencia, todo deseo y acción que conduzca al daño físico, espiritual, o a la muerte", exhorta monseñor Porras. Y afirmó que, como ciudadanos, "votar es una manera positiva de participar y decidir el futuro del país. Hay que hacerlo conscientemente, pensando primero en el bien de todos antes que en el bien personal".

"No son mis intereses ni mis beneficios -añade- los que deben marcar las preferencias, sino el bien social, colectivo; el que permita que la libertad se amplíe, la opinión y la disensión sea un derecho, la verdad brille sobre cualquier manipulación o mentira; la creatividad serena sea nuestro mejor aporte a una sociedad en la que quepamos todos, teniendo como norte los más pobres y desasistidos. Nos jugamos la posibilidad de hacer realidad los valores de libertad, igualdad y fraternidad, propios de una democracia auténtica", concluyó. Ponderadas reflexiones a tener en cuenta por los hermanos venezolanos.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]