• Decenas de miles de venezolanos han salido a las calles a protestar contra la alta inflación, la escasez de productos básicos, la inseguridad y la corrupción, de la que culpan al presidente.
  • Mientras, Maduro reprime violentamente a los manifestantes, ordena torturarles y apresarles, como a Leopoldo López. 
Lo último en Venezuela es la reunión que ha convocado el presidente socialista, Nicolás Maduro, con el líder opositor Henrique Capriles (en la imagen), asegura Reuters.

El anuncio se produce después de más de dos semanas de protestas opositoras que se han extendido a por los menos 13 de los 23 estados de la nación sudamericana y en las que ha habido al menos una decena de muertos y cientos de heridos.

Sin embargo, el líder opositor venezolano Capriles confirmó en su cuenta personal de Twitter que consultará si participará o no en la reunión del Consejo Federal de Gobierno que convocó Maduro. "Vamos a consultar con las comunidades organizadas de nuestro estado la presencia mañana en Consejo Federal, basta de tanta basura y mentira", escribió Capriles, publica Infobae.

Recordemos que decenas de miles de venezolanos han salido a las calles a protestar contra la alta inflación, la escasez de productos básicos, la inseguridad y la corrupción, de la que culpan al presidente.

Maduro afirma que las protestas forman parte de una conspiración de adversarios "fascistas" que buscan derrocarlo, siguiendo la línea de un breve golpe de Estado en el 2002 contra Chávez tras meses de manifestaciones. Pero el sucesor de Chávez ha apresado a uno de los líderes opositores, Leopoldo López, sin temblarle el pulso, en una de las maniobras más abyectas desde que ocupa el poder. 

Además, una ONG de Venezuela documenta 18 casos de tortura en las protestas. El Foro Penal Venezolano asegura que los opositores han sido salvajemente golpeados y abusados por la policía civil y militar, informa El País.

Así es como Maduro reprime a su pueblo, harto del chavismo.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]