• Las numerosas exigencias del millonario Sheldon Adelson echan para atrás el proyecto.
  • Había condiciones que eran directamente inasumibles por las tres Administraciones: autonómica, nacional y europea.
  • Por ejemplo, las indemnizaciones con carácter retroactivo en el caso de cambios en la normativa y las modificaciones fiscales que exigía.
  • No necesitamos a este magnate. Las inversiones directas en España son ya de 21.000 millones de euros, más del doble que en años anteriores.
  • Descartada Madrid, la empresa norteamericana hará una búsqueda "agresiva de oportunidades en Asia".

 

Al final el Gobierno de Mariano Rajoy ha rechazado este viernes las numerosas exigencias del magnate estadounidense Sheldon Adelson (a la izquierda de la imagen junto a Ignacio González) para instalar en Madrid su macrocomplejo de ocio y juego denominado Eurovegas. De esta forma, le ha dado un gran golpe a uno de los barones del Partido Popular (PP), en concreto a Ignacio González, actual presidente de la Comunidad de Madrid, que tenía muchas expectativas puestas en este proyecto.

Entre las condiciones de Adelson había algunas que "eran directamente inasumibles por las tres administraciones", ha asegurado la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Es decir, que ni el gobierno autonómico, ni el nacional ni el europeo podían consentirlas.

De estas exigencias la que más influencia ha tenido en el rechazo del proyecto ha sido las indemnizaciones con efecto retroactivo que solicitaba el magnate estadounidense en el caso de que se produjeran cambios en la normativa. A esta se suman razones fiscales, entre las que pedía algunas exenciones, a lo que el Gobierno responde que no se puede cambiar la fiscalidad de un país por lograr esta inversión. La cual no era tan grande como en un principio nos hicieron creer al ponernos la figura del magnate como la de un salvador económico, sino que con todas sus exigencias al final la región madrileña y España desembolsaban una cantidad bastante superior a la del norteamericano.

Pero la lista de peticiones del señor Adelson no acaba ahí, sino que más bien podríamos compararla con la carta a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente que escribe el niño más caprichoso del mundo. En ella encontramos que el millonario solicitaba también la cesión de terrenos, así como la creación de toda una serie de infraestructuras alrededor de Eurovegas, que añadía incluso un posible nuevo aeródromo y el cierre del de Cuatro Vientos. A estas se suma su pretensión de crear en su macrocomplejo de Alcorcón una especie de isla para los fumadores, consiguiendo una excepción para no cumplir la actual Ley Antitabaco, algo para lo que según la ministra de Sanidad, Ana Mato, se podría buscar la fórmula para ceder en esta petición. Además existían ya rumores acerca de que Las Vegas Sands pretendía establecer un paraíso laboral, al traer a trabajadores de otros países a los que aplicaría las condiciones laborales de sus países de origen, algo que atenta contra los derechos humanos.

No hay duda de que Eurovegas era un gran proyecto para Ignacio González y un importante logro en su legislatura al frente de la región, por ello desde la Comunidad de Madrid apremiaban al Ejecutivo de Rajoy para que diese luz verde al proyecto. Quizá González esperaba tener una nueva versión de la película Bienvenido Mr. Marshall de Luis G. Berlanga, pero a la vista de la decisión de Rajoy, la nueva cinta se podría más bien denominar Malvenido Mr. Adelson. Aunque ahora, conocida la decisión del presidente del Gobierno central, el ejecutivo de la Comunidad de Madrid se alinea con la posición de Rajoy y no pone ningún pero a su rechazo a Eurovegas. "Pedimos al Gobierno que trabajara para que el proyecto fuera viable, otra cosa es que las condiciones que han solicitado no sean viables. Es el Gobierno el que tiene que decir hasta donde se podría llegar dentro de la legalidad vigente", ha declarado Salvador Victoria, portavoz del gobierno de la región madrileña.

La empresa Las Vegas Sands ha lanzado un comunicado, en el que afirman que el fin del proyecto de Eurovegas se debe a que no ve el negocio claro en España y que a partir de ahora harán una búsqueda "agresiva de oportunidades en Asia".

La vicepresidenta del Gobierno ha dejado ver que no necesitamos la inversión de este magnate estadounidense, pues las inversiones directas en España son ya de 21.000 millones de euros, más del doble que en años anteriores.

Cristina Martín

[email protected]