La CNC advierte: en España, los precios antes de impuestos de los carburantes siguen estando entre los más altos de la UELa CNC ha hecho público un informe de seguimiento del mercado de distribución de carburantes de automoción en España que destaca que sufrimos los precios más altos de Europa en carburantes.

Según la CNC, en España, los precios antes de impuestos de los carburantes siguen estando entre los más altos de la UE y por encima de los de economías de tamaño comparable, cosa que resulta compatible con un menor nivel de competencia a lo largo de la cadena de comercialización. Por ejemplo, entre febrero de 2011 y febrero de 2012 los precios antes de impuestos de la gasolina aumentaron un 21% y los del gasóleo lo hicieron un 16%. Esta evolución al alza se produjo en todos los países europeos, si bien "en España este incremento ha sido especialmente intenso respecto al ocurrido en la UE y en la eurozona", advierte la CNC.  

Además, el análisis provincial pone de manifiesto la existencia de una relación directa entre la concentración de la oferta minorista (estaciones de servicio) y los precios medios antes de impuestos en la provincia. En las provincias con menos operadores la gasolina es más cara. Así, por ejemplo, la dispersión de precios entre las diferentes provincias ha ido en aumento y las diferencias alcanzan ya los 4,5 céntimos el litro en el caso de la gasolina y los 5 céntimos en el del gasóleo. Para ambos carburantes, las tres provincias con mayores precios son las tres provincias valencianas, esto es, Castellón, Alicante y Valencia, mientras que las tres provincias con menores precios son Lleida, Huesca y Navarra.

El estudio también demuestra el llamado "fenómeno de cohetes y plumas", es decir el hecho de que los precios minoristas antes de impuestos reaccionan más rápidamente ante incrementos de los precios internacionales (cohetes) que ante reducciones de los mismos (plumas), suponiendo un perjuicio para los consumidores finales y para todas aquellas empresas para las que los carburantes son un factor fundamental. De lo que siempre nos hemos quejado: qué rápido sube el precio cuando sube el petróleo y cuánto tarda en bajar -si es que lo hace- cuando el precio del barril disminuye.

Todo lo anterior refuerza la urgencia de poner en marcha las recomendaciones efectuadas por la CNC en su informe de marzo de 2009, que iban dirigidas a aumentar la competencia en este sector mediante, por ejemplo, la reducción de las barreras de entrada y expansión de los operadores petroleros. Es necesario introducir más competencia y que haya un cambio de regulación por parte del Gobierno si queremos que bajen los precios y ser más competitivos, destaca la CNC.

Y todo es estupendo: ayer nos dicen que los españoles cada vez ahorramos menos porque gastamos más. ¿A quién le extraña, si nos acosan por todas partes? ¿si nos suben los impuestos, nos suben la luz, nos suben las comisiones de los bancos, y nos suben los precios desde que tenemos euro?

José Ángel Gutiérrez

[email protected]