Nueva brecha en la guerra del pasivo. La oferta de productos estrella pone en duda el correcto uso del FROB por parte de algunas nuevas cajas

 

Pero el dinero del fondo no es un regalo: a un interés del 7,75% que aumenta anualmente.

En la búsqueda de capital líquido los bancos y cajas ofrecen mil y una cosas, principalmente los productos de alta remuneración. Y de eso se quejaban ayer desde la patronal bancaria en referencia a las prejubilaciones de Caja Madrid.

Y aunque no se puede considerar, estrictamente hablando un producto de alta remuneración, Unnim (la caja resultante de la fusión de las caixas Manlleu, Manresa y Sabadell) ofrece un descuento de 6.000 euros en la compra de un piso a todos los clientes con nómina domiciliada, además de otras ventajas de mantenimiento de la cuenta o en las tarjetas de crédito.

Lo que se busca es incrementar el volumen de nóminas y obtener de esa manera dinero líquido y a la vez fidelizar al cliente. Pero desde la banca se cree que esas ofertas se pueden hacer gracias al dinero procedente del FROB, lo que puede ser cierto, y que por lo tanto habría una competencia desleal.

Pero esa acusación también es algo injusta. En primer lugar porque quien ha obligado a esta carrera en las fusiones de cajas ha sido el Banco de España, por lo que siempre se puede decir que ellas no querían. Pero es que además esa ayuda, como todas en el mundo de las finanzas, no es gratis. Los intereses son del 7,75%, y cada año ascienden algo más, por lo que también supone un coste. En cualquier caso, Unnim ha abierto una brecha en la guerra del pasivo.

Juan María Piñero

[email protected]