Los nombres de los fallecidos en los atentados serán leídos por sus familiares y no por políticosEste martes se conmemora el undécimo aniversario de los atentados del 11-S en EEUU. En 2001, los yihadistas conmocionaron al mundo con unos ataques terroristas propios de una película pero que demostraron que la realidad supera a la ficción. Topicazo que también es real como la vida misma.

Ese día también EEUU inició una guerra contra el terrorismo yihadista en Irak y Afganistán que, según recoge El Mundo, ha provocado que en Irak hayan muerto 4.446 soldados estadounidenses, 179 británicos y 139 de otras nacionalidades y más de 500 contratistas. Y en cuanto a los muertos iraquíes, la agencia de noticias Associated Press estimó en 2009 un mínimo 110.600 muertos. Un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins, en un estudio publicado en la revista médica 'The Lancet', elevó esa cifra en 2006 a 600.000.

En Afganistán -prosigue El Mundo-, donde EEUU cuenta con el apoyo de la OTAN y de otros países aliados, han caído 2.114 estadounidenses y otros 1.059 de otras nacionalidades. Es un país tremendamente pobre, con poquísimas vías de comunicación, por lo que es muy difícil saber las cifras de muertos entre los talibán y otros grupos fundamentalistas, así como entre los civiles.

Así pues, sólo entre militares de EEUU y aliados han fallecido en ambos países casi 8.000 militares: 7.937.

Pero, volviendo a las conmemoraciones, este martes muchos estadounidenses se reunirán en Nueva York, en Washington y en Pensilvania. La novedad es que este año se prescindirá de las voces de los políticos y sólo las familias de las 2.983 personas que murieron cuando secuestradores islamistas estrellaron dos aviones de pasajeros contra las Torres Gemelas aparecerán en el 'National September 11 Memorial Plaza' para leer los nombres. Son las normas establecidas en julio por el museo nacional del recuerdo del 11 de septiembre, presidido por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg...

No obstante, los políticos sí podrán hablar en otros lugares de recuerdo, como a las puertas del Pentágono, en Washington, donde más de 180 personas murieron cuando un avión de pasajeros se precipitó contra el edificio, y donde el secretario de Defensa, Leon Panetta, hablará en una ceremonia que quedará cerrada al público y a la que sólo acudirán las familias de las víctimas.

El vicepresidente Joe Biden pronunciará también unas palabras en Shanksville, Pensilvania, donde 40 pasajeros de un avión de United murieron cuando el aparato se estrelló después de que los pasajeros se rebelaran contra los secuestradores.

En Nueva York, habrá momentos de silencio para recordar el momento de impacto de cada avión: a las 8:46 a.m, 9:03 a.m., 9:37 a.m. y 10:03 a.m. También se guardará silencio a las 9:59 a.m. y las 10:28 a.m., cuando cayeron las torres sur y norte.

El presidente Barack Obama y su esposa Michelle participarán en un momento de silencio en el césped de la Casa Blanca y luego acudirán a la ceremonia en el Pentágono.

Mientras tanto, continúan las obras para la construcción del edificio único que sustituirá a las Torres Gemelas, conocido como Freedom Tower (Torre de la Libertad) y cuya conclusión está prevista para dentro de dos años, con un coste estimado de 3.900 millones de dólares. La torre, incluyendo la aguja, tendrá una altura total de 541,68 metros (la cifra simbólica de 1.776 pies, en honor al año de la Declaración de Independencia de Estados Unidos). Otro nuevo edificio de oficinas situado al lado, el World Trade Center 4, abrirá antes, en 2013, mientras el edificio 3 no estará completado antes de 2015. El gran intercambiador de transportes, diseñado por el español Santiago Calatrava, comenzará a funcionar en 2015 reuniendo en un mismo lugar 13 líneas de metro y varias de ferrocarril de cercanías.

Andrés Velázquez
[email protected]