• Obama exige que la propuesta sobre las armas químicas sea "ejecutable y seria".
  • Y Rusia le responde que lo es: trabaja en un plan "efectivo" y "concreto" sobre el arsenal químico.
  • Y Francia, que quiere ser el muerto en el entierro, llevará a la ONU una resolución para controlar las armas químicas. No obstante, la guerra civil continúa en Siria.
El Gobierno sirio de Bashar al Assad ha aceptado la propuesta de Rusia de poner su arsenal quimíco bajo control internacional con el fin de evitar una intervención militar extranjera, según ha indicado su ministro de Exteriores, Walid al Muallem, citado por la agencia rusa Interfax.

Ello abre el camino para una paz momentánea, la que supondría que EEUU no atacase militarmente al régimen sirio de Bashar al Assad, al que acusa de haber usado armas químicas.

Porque el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo ayer que la propuesta de Rusia "sería un desarrollo potencialmente positivo", pero ha exigido que sea algo "ejecutable y serio".

A lo que el Gobierno ruso le ha respondido que efectivamente, así es: que trabaja en un plan "efectivo" y "concreto" para poner el arsenal químico de Siria bajo control de la comunidad internacional y que está discutiendo los detalles con las autoridades de Damasco, según informó el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Mientras, Francia, que va de que todavía pinta algo en el mundo y que quiere ser la guinda de la tarta, ha anunciado por boca de su ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, que va a presentar una resolución ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para establecer las condiciones en las que el régimen sirio debe poner bajo control internacional su arsenal de armas químicas para desmantelarlo.

En cualquier caso, la paz aún es posible y es una gran noticia que mediante el diálogo y la negociación, como pidió el Papa Francisco, se resuelvan algunos conflictos.

No obstante, queda mucho trabajo por hacer en Siria, que vive una cruenta guerra civil que ha llevado a la muerte a más de cien mil personas y a huir del país a más de dos millones. Los grupos yihadistas quieren hacerse con el poder en Siria, lo que sería una terrible noticia para la libertad de los sirios y países cercanos.  

José Ángel Gutiérrez
[email protected]