• Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG, verdaderas auditoras multifunción, pierden su chollo con los clientes.
  • No porque tengan que estar diez años atadas a un mismo cliente, sino por las incompatibilidades.
  • No podrán hacer gestión de riesgos, prestar servicios fiscales ni los relacionados con la organización interna y los recursos humanos, ni otras funciones que constituyen el grueso de su negocio.
  • Y, al mismo tiempo, para asegurar su independencia, el cliente no podrá prescindir de ella durante una década.
  • Todo ello ha provocado gran cabreo entre las grandes del sector, no en las pequeñas.
  • Además, les obligará a subir el coste de las auditorías.

De momento es sólo un anteproyecto de ley, pero la nueva norma de auditoría ya ha provocado un gran cabreo en el sector o, para ser más exactos, en las 'Big Four'. Efectivamente, el texto aprobado en el Consejo de Ministros del pasado viernes 26 afecta de lleno a Deloitte, PwC, Enrst & Young y KPMG. Las cuatro, verdaderas auditoras multifunción, perderán el chollo con los clientes.

Para entendernos: la auditoría es barata. Donde ganan dinero de verdad las 'Big Four' es en la consultoría, es decir, en los servicios paralelos que prestan y que la nueva ley prohíbe mientras ejercen de auditoras, por considerar que son incompatibles para garantizar la independencia de las auditoras respecto a sus clientes.

Concretamente, Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG no podrán hacer gestión de riesgos vinculados a la información financiera, prestar servicios fiscales ni los relacionados con la organización interna y los recursos humanos. Tampoco podrán prestar servicios jurídicos ni los relacionados con la financiación, la estrategia de inversión, etc.

En otras palabras, mientras ejercen de auditoras para una compañía, no podrán realizar otras funciones que, a día de hoy, constituyen el grueso de su negocio. Y eso a lo largo de una década -prorrogable cuatro años más-, que es el tiempo que establece la norma durante el cual la empresa auditada no podrá prescindir de la firma auditora. Todo en aras de la independencia.

En cualquier caso, el anteproyecto de ley, promovido por el Ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), ha provocado gran cabreo entre las grandes del sector, no entre las pequeñas, que verán, además, cómo la norma obligará a subir el pecio coste de las auditorías. Pero, de momento, es sólo un anteproyecto.

Pablo Ferrer

[email protected]