• La tasa de ahorro de los hogares sube 1,6 puntos en el primer trimestre, hasta el 1,2%.
  • Alcanzó los 1.877 millones de euros en el primer trimestre, 2.611 millones más que la cifra del mismo trimestre de 2012.
  • El volumen de deuda de las familias alcanzó en mayo 811.969 millones de euros, el 4,9% menos que hace un año.
La tasa de ahorro de los hogares e instituciones sin fines de lucro subió 1,6 puntos en el primer trimestre en relación al mismo periodo de 2012, hasta el 1,2% de su renta disponible, según ha informado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este repunte del ahorro de los hogares fue consecuencia de un descenso del gasto en consumo final del 2,1% y una caída del 0,5% en su renta disponible, que se situó en 163.443 millones de euros, inferior en 849 millones de euros a la del primer trimestre de 2012.

En total, el ahorro de los hogares alcanzó los 1.877 millones de euros en el primer trimestre, superando en 2.611 millones la cifra del mismo trimestre de 2012.  

Pero es que, como publicamos ayer, las familias españolas están pagando su deuda, cuyo volumen total cayó en mayo a su nivel más bajo en seis años: el volumen de deuda que los hogares españoles tenían contraído con las entidades financieras alcanzó en mayo 811.969 millones de euros, el 4,9% menos que hace un año, lo que representa su nivel más bajo en más de cinco años, desde marzo de 2007, según el Banco de España.

De los 811.969 millones de euros, la mayor parte, 626.529 millones, correspondía a las deudas contraídas por las familias para la adquisición de una vivienda, que se han reducido en aproximadamente la misma proporción, un 4,67%.

En mayor medida aún se redujeron los prestamos para fines distintos que la adquisición de vivienda, los préstamos al consumo, un 5,8 % hasta 182.415 millones de euros.

La deuda de las familias españolas lleva ya seis meses consecutivos a la baja, después de que se incrementara en noviembre de 2012.

Puede concluirse que como las familias españolas van pagando su deuda, pueden destinar más cantidad al ahorro. Lo cual es una buena noticia, porque el ahorro es consumo futuro.

Andrés Velázquez

[email protected]