Urdieron una estrategia con el fin de hundir la empresa para así hacerse con ella posteriormente, según el tribunalVirgilio Ruiz y Nicola Calvo, administradores de la empresa hellinera Socotherm España -ubicada en Torre Uchea (Hellín-Albacete)-, que cerró hace dos años dejando a más de 50 familias en la calle, han sido declarados responsables del cierre de ésta y condenados a satisfacer parte de la deuda del concurso e inhabilitados para administrar bienes ajenos por dos años, informa El Día Digital.

El tribunal estima en la sentencia que Ruiz y Calvo urdieron una estrategia empresarial con el único interés de hundir la empresa Socotherm, con matriz en Italia, para así hacerse con ella posteriormente, cuestión ésta que quedó acreditada en el proceso. "Tal actuación, entiende la Administración Concursal, supuso agravar de forma clara y dolosa la situación de insolvencia, y ello con el único propósito de hacerse con los activos de la concursada al menor precio posible", señala textualmente la sentencia.

En concreto, queda acreditado que Virgilio Ruiz y Nicola Calvo suscribieron una hipoteca con una entidad financiera suiza en unas condiciones tan negativas que hacían imposible satisfacerla y por ello abocaron a la empresa a su concurso.

El fallo de la sentencia condena a Virgilio Ruiz y a Nicola Calvo a pagar el 25% de los créditos que los acreedores -incluidos los trabajadores- no vieran satisfechos en el proceso concursal; e inhabilita a ambos para la administración de bienes ajenos por dos años.

La Federación de Industria de CCOO de Albacete, que inició el proceso contra Ruiz y Calvo por el concurso de la empresa de revestimiento de tubos Socotherm, ha expresado en rueda de prensa su satisfacción por la sentencia condenatoria del Juzgado de 3ª Instancia de Albacete.

Ángel León y Juan Antonio Cuevas, secretarios generales de la FI-CCOO de CLM y de Albacete, respectivamente, se han mostrado complacidos "porque después de tanto tiempo de lucha judicial, se ha demostrado que Socotherm, una empresa que podría haber superado ésta crisis, se vio abocada al cierre por el interés personal de los entonces administradores". "Por las ambiciones personales de dos señores, 50 personas perdieron su puesto de trabajo, y con ello dañaron no sólo a los afectados y a sus familias, sino a la economía de Hellín", señaló León.

Andrés Velázquez
[email protected]