• Ley de Transparencia: "La CEE no ha recibido ninguna llamada", ha afirmado Fernando Giménez Barriocanal.
  • La Iglesia asistió en sus necesidades básicas a más de 4,3 millones de personas.
  • Y ahorra a las administraciones públicas 1.139 millones de euros si su actividad se valora a precio de mercado.
  • En educación, los 2.465 centros católicos concertados suponen un ahorro al Estado de 4.091 millones de euros.
  •  "La sociedad española hoy no se puede entender sin la Iglesia", ha señalado el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE.

Este jueves se ha presentado la Memoria Justificativa de actividades de la Conferencia Episcopal Española (CEE) del año 2011. Durante la rueda de prensa, el vicesecretario para Asuntos Económicos, Fernando Giménez Barriocanal (en la imagen), ha afirmado que un obispo cobra 1.200 euros mensuales y un sacerdote 700 euros al mes. Desde hace años "se han congelado esas retribuciones y en algunos sitios se han eliminado los variables", por ejemplo, por kilometraje, en aquellos casos en los que los curas tienen que atender a varios pueblos. Para que luego digan que la Iglesia es riquísima y parasitaria.

Cada euro que se invierte en la Iglesia rinde como 2,39 euros. Según Giménez Barriocanal, la Iglesia ahorra hasta 1.139 millones de euros si su actividad se valora a precio de mercado. Concretamente, la institución gastó 818 millones de euros en actividades pastorales, sacramentales y de atención personal. Según consta en la Memoria, el precio de mercado de esas actividades sería de 1.957 millones de euros.

En cuanto a la educación, la Memoria señala que los 2.465 centros católicos concertados suponen un ahorro al Estado de 4.091 millones de euros. El número de alumnos que estudian en centros católicos aumentó un 4% respecto al año 2010.

Durante su intervención, Giménez Barriocanal ha enfatizado la labor de la Iglesia, sobre todo pastoral y litúrgica. En este sentido, ha afirmado que "la sociedad española hoy no se puede entender sin la Iglesia". Más de 10 millones de personas asisten regularmente a Misa, según consta en la Memoria de 2011.

Pablo Ferrer

[email protected]