Es el personaje idóneo para ocupar el cargo de secretario general de Naciones Unidas, siempre que se pretenda que Naciones Unidas siga siendo lo que es: el soporte ideológico del Nuevo Orden Mundial (NOM).

El reelegido secretario es un entusiasta de los nuevos derechos humanos, más bien inhumanos o colección de eufemismos: libre opción sexual (sodomía), derechos reproductivos -aborto-, ideología de género -feminismo radical-, libertad religiosa -imposición del sincretismo tipo la carta de la Tierra- y, por supuesto, libertad de mercado -la economía de las familias al servicio de los mercados financieros, controlados por los poderosos-. Todo ello mezclado con el ecopanteísmo medioambiental -el hombre al servicio de las cosas- y con un pacifismo.

Es un líder, Ban-Kimoon.

Eulogio López

[email protected]