• Y el conjunto del saneamiento bancario quedaría en entredicho.
  • Si se impone el informe pericial encargado por el juez Andreu, Rato y Goirigolzarri podrían tener que hacer frente a una responsabilidad civil de 8.000 millones de euros.
  • Y podrían ser imputados por falseamiento contable. Eso sí, hay que esperar el contra-peritaje de Bankia.
  • Sólo para resarcir el valor real de las acciones, el FROB tendría aportar unos 3.500 millones de euros.
  • Y el FROB ya perdió otros 4.465 millones de euros en recapitalizar al BFA por su agujero en preferentes.
  • Y si el juez Andreu admite las cuentas de Antonio Busquet, los preferentistas y subordinados de Bankia podrían, claro está, reclamar a Bankia en los tribunales.
  • El informe ridiculiza al propio Banco de España, a la CNMV, al ICAC y a Deloitte.
  • Eso sí, la pregunta sigue siendo: ¿Por qué iba a mentir Goirigolzarri si el Estado estaba dispuesto a darle lo que pidiera

Una verdadera bomba financiera. En la mañana del jueves se conocía el informe del perito del Banco de España, Antonio Busquets, sobre la salida a bolsa de Bankia y la consiguiente presentación de los estados contables de la compañía. Su autor es Antonio Busquet, inspector del Banco de España, reclamado por el juez de la Audiencia Nacional Francisco Andreu para revisar dichos estados contables. Es decir, para revisar que Rodrigo Rato y su sucesor, José Ignacio Goirigolzarri, habían presentado unos estados contables ciertos.

Y resulta que el informe pericial dice que no: que las cuentas eran falsas, tanto las presentadas en marzo de 2011 por Rodrigo Rato como las de 2012, tras la nacionalización, que fueron presentadas por José Ignacio Goirigolzarri. De entrada, la noticia más periodística: si el juez Andreu acepta las conclusiones del informe solicitado, y no las del previsible contra-informe pericial de la propia Bankia, tanto Rato como Goiri podrían ser imputados por falseamiento contable.

No sólo eso. De aceptarse, siempre en condicional, por parte del juez dicho informe, estaríamos ante la necesidad de un segundo rescate público de Bankia. Es más, toda la delicada estructura del saneamiento bancario con fondos públicos podría irse al garete.

Y encima, ojo al dato, el banquero que con más éxito ha saneado un banco en crisis, José Ignacio Goirigolzarri, podría ser condenado. Y la pregunta sigue siendo la misma: ¿Por qué iba a falsear las cuentas, por qué iba a decir que Bankia estaba peor de lo que estaba, un hombre al que el Estado otorgó 18.000 millones de euros para sanear Bankia y estaba dispuesto a darle lo que pidiera    

Pero volvamos al informe. De entrada todo lo que dice el perito Busquets, inspector del Banco de España, contradice todo lo que decían sobre Bankia. Esto es, que el informe de Busquets contradice a sus propios compañeros y a la institución a la que representaba hasta su trabajo "en excedencia". Temo por el futuro profesional de Busquets en la entidad antaño supervisora.

Por tanto, esto que repite la prensa de que el Banco de España es quien ha puesto contra las cuerdas a Goirigolzarri y a Rato es una gran tontería. Es el Banco de España quien ha sido ridiculizado por su propio inspector, en excedencia judicial. Y con el Banco de España que avaló, tanto las cuentas de Rato como de Goirigolzarri, también queda en entredicho la CNMV, que autorizó la salida a bolsa, la auditora Deloitte, que salió demasiado bien librada tras auditar Bankia, y el propio Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), que por presiones del Banco de España y la CNVM sólo castigó a Deloitte con 12 millones de euros de sanción. Después de lo de Enron...

Otros contenidos del informe pericial: resulta que si las cuentas son falsas, a los 3.500 millones de euros que podrían demandar los accionistas, hay que unir las reclamaciones que harían los titulares de deuda subordinada y los preferentistas de Bankia. Y lo harán en los tribunales ordinarios, lo que podría eternizar el problema. Y añadan también los 4.465 millones de euros que el FROB dio al BFA para cuadrar las cuentas por el desastre de las preferentes, cantidad que luego amortizó. Es decir, que dio por perdida tan bonita cifra. Total, que si el magistrado sigue al pie de la letra el informe Busquets nos encontraríamos con que Rato y Goirigolzarri podrían tener que afrontar una responsabilidad civil subsidiaria de cerca de 8.000 millones de euros.

¡La que has liado, Busquets!

Y la pregunta del millón de dólares -o de varios miles de millones de euros-: ¿el informe es cierto ¿Hubo falseamiento de cuentas Miren ustedes, la contabilidad es una ciencia exacta porque dice exactamente lo que uno quiere que diga. Y el valor de una empresa es tanto como lo que vale en libros más -o menos- las expectativas que despierta. Y si esa valoración viene avalada por todos los organismos reguladores y auditores, y si encima las cosas empiezan a mejorar en Bankia... hombre, hablar de dolo puede resultar osado.

A eso añadan que entre la ministra de Zapatero, doña Elena Salgado y el ministro de Rajoy, don Luis de Guindos, hicieron tantos cambios regulatorios que eran imposibles de asimilar por el sistema.

La contabilidad es una ciencia exacta que trabaja sobre algo tan inexacto e indescifrable como el futuro.

Pero, mientras tanto, ¡la que has liado, Busquets!

Eso sí, lo que demuestra el lío de Bankia y el dineral empleado en su saneamiento, aunque haya sido bien saneada, es que Bankia no debió nacionalizarse: debió cerrarse.

Eulogio López

[email protected]