• La fundación pontificia AIN visita el norte de Irak y vive de primera mano el drama de los más de 100.000 cristianos desplazados sólo en la ciudad de Erbil.
  • El líder yihadista del Estado Islámico sobrevive a un ataque con 'drones' americanos  mientras se dirigía a su bastión sirio de Raqqa.
  • Una buena noticia en la inestabilidad institucional que vive el país: las autoridades kurdas se reconcilian con Bagdad y vuelven al Gobierno central.
  • Alemania se replantea su restrictiva política de exportación de armas tras el repliegue del EI y propone equipar a los 'peshmerga'.
  • Italia, también. El primer ministro, Matteo Renzi, viaja al norte de Irak para evaluar la situación.

La situación de las minorías religiosas en Irak, atemorizadas desde hace ya más de un mes por las atrocidades del Estado Islámico (EI), es más crítica que nunca. El presidente de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), Johannes Heereman, ha pedido la actuación inmediata de la comunidad internacional para no asistir a "las últimas líneas de la historia de la cristiandad en Irak". Heereman, tras su visita a la ciudad de Erbil, ha confirmado de primera mano el drama de los más de 100.000 cristianos desplazados solo en esa ciudad. "La situación es dramática; las personas precisan de un techo y atención médica.", ha lamentado.

Mientras, los bombardeos para frenar la expansión de los yihadistas continúan. Según informan fuentes de la Inteligencia iraquí, el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, ha sobrevivido a un ataque perpetrado con un avión no tripulado ('drone') estadounidense en la provincia iraquí de Nínive. Baghdadi estaba dirigiéndose a la ciudad Siria de Raqqa, bastión del grupo terrorista, en el momento en que fue presa de una operación coordinada entre las fuerzas de seguridad iraquíes, los 'peshmerga' kurdos y asesores americanos.

El contexto de acuciante inestabilidad política en Irak, entre tanto, parece irse resolviendo, aunque a marchas cortas. De momento, los kurdos se han reconciliado con el Gobierno central iraquí, después de una serie de desavenencias en las que el primer ministro saliente, Nuri Al Maliki, llegó a ligar a las autoridades kurdas con el Estado Islámico. "He vuelto a Bagdad como ministro de Exteriores", ha confirmado a Reuters el titular kurdo Hoshiyar Zebari.

Lo que sí está claro es que las fuerzas kurdas, cada vez más decisivas en el conflicto, han ido ganándose el beneplácito de Occidente, después de semanas plantando batalla a los radicales islamistas. Desde la Unión Europea son muchas las voces que vienen pidiendo desde hace tiempo la entrega de equipamiento militar a los ‘peshmergas', pero los alemanes se han mostrado reticentes debido a sus restrictivas políticas de exportación de armas. Hasta ahora. El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha declarado que cada vez cobra más fuerza desde el Gobierno la posibilidad de enviar armamento a los kurdos. "Nuestros principios sobre la entrega de armas son exactamente eso, principios. Debemos saber hacer frente a situaciones extraordinarias", ha confirmado Steinmeier. La decisión final se conocerá esta semana.

Y, tras la visita del titular de Exteriores alemán a la región iraquí de Kurdistán la semana pasada, ahora mueven ficha en Italia. El primer ministro, Matteo Renzi, emprenderá hoy un viaje a las regiones iraquíes de Bagdad y Erbil. Esta visita coincide con el debate en las cámaras de Defensa y Exteriores del Senado italiano sobre la posibilidad de armar a las fuerzas kurdas que combaten al EI.

Daniel Esparza

[email protected]