• El Parlamento ucraniano insta a Rusia a que cese toda actividad que pueda amenazar la integridad territorial del país.
  • Rusia desmiente categóricamente que haya emprendido acción militar alguna en Crimea y presiona con la economía.
  • El primer ministro ucraniano Yatseniuk confía en la pronta llegada de ayuda económica internacional. 
Sigue la tensión en Ucrania y, concretamente, en torno a Crimea. El presidente en funciones de Ucrania, Oleksandr Turchinov, ha acusado a Rusia de incrementar la tensión en la república autónoma ucraniana. Turchinov reiteró que "los militares rusos están atravesando la península de Crimea y tratando de bloquear los aeropuertos", según informó a través de la cuenta oficial en Twitter de su partido, Batkivshchina (Patria).

Al mismo tiempo, el Parlamento ucraniano ha instado a Rusia a que cese toda actividad que pueda amenazar la integridad territorial del país.

Pero Rusia niega la mayor y desmiente categóricamente que haya emprendido acción militar alguna en Crimea, incluyendo la presunta toma del aeropuerto militar de Sebastopol, a través de un reciente comunicado emitido por la Flota del Mar Negro.

Y, con puño de hierro y guante de seda, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha ordenado este viernes a su Gobierno continuar las conversaciones a nivel económico y comercial con las nuevas autoridades ucranianas, según ha informado el Kremlin a través de un comunicado. Asimismo, el presidente ruso ha pedido al Gobierno que examine la petición de ayuda humanitaria formulado por las autoridades regionales de Crimea, "incluyendo las posibilidades de que las regiones rusas aporten ayuda".

Porque la ayuda económica a Ucrania es importante y ese flanco lo conocen bien los rusos y lo utilizan para presionar. De hecho, el primer ministro en funciones de Ucrania, Arseni Yatseniuk, espera que el país comience a recibirla pronto y ha declarado que tiene intención de responder a todos los compromisos adquiridos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para garantizar el apoyo de la organización económica.

"Se están dando pasos muy claros para proveer a Ucrania con ayuda económica", hizo saber Yatseniuk este viernes, a menos de una semana de la llegada de una misión del FMI para negociar con las nuevas autoridades del país el préstamo de al menos 35.000 millones de dólares -unos 25.000 millones de euros- para evitar la bancarrota.

Yatseniuk, que espera que la ayuda "llegue en un futuro cercano", ha anunciado que el Banco Central de Ucrania comenzará un programa de préstamos a gran escala una vez se haya estabilizado la situación tras la expulsión del poder del depuesto presidente Viktor Yanukovich la semana pasada.

Pero lo importante es que en ningún caso se incremente la tensión militar entre Rusia y Ucrania,

Andrés Velázquez
[email protected]