Rusia exige una investigación sobre la muerte del cámara de Channel One y critica duramente a Kiev

En Ucrania, un operador de cámara ruso, Anatoli Klian, murió el domingo por la noche en Donetsk, este del país, tras resultar herido de gravedad en el abdomen cerca de un cuartel militar ucraniano, de donde procedió el disparo. Rusia no ha tardado en reaccionar: exige una investigación a fondo sobre la muerte del cámara de Channel One, critica a las fuerzas ucranianas, que "no hacen nada para rebajar la tensión" y cumplir el "frágil" alto el fuego.

Klian, de 68 años, iba en un autobús al cuartel militar acompañado por madres de los soldados ucranianos y varios periodistas. Cuando el autobús llegó al territorio de la unidad, los militares abrieron fuego, matando al periodista y al conductor.

Lo curioso de este drama es que el ataque que costó la vida al cámara ruso se produjo a pesar del alto el fuego decretado por el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, el 20 de junio y que prorrogó el pasado viernes durante tres días más, por lo que expira en la tarde de este lunes.

Pero la violencia, lamentablemente, no atiende a razones.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]