• El Gobierno prepara una reducción del espectro utilizado para la TDT en beneficio de la telefonía móvil.
  • De paso, supondrá un correctivo para el duopolio: la tesis sería quitarle dos canales a Tele 5 y otros dos a A-3 TV.
  • Aunque les puede venir mejor de lo que dicen, porque entre ambas suman 16 canales y ambas están en resultado de explotación negativo: los canales temáticos no funcionan.
  • Y en cuanto a la publicidad en RTVE, se impone el criterio de recuperarla… de la mano de Europa.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen) será la que decida si la televisión pública vuelve a admitir publicidad y cuántos canales de TDT de alcance nacional se amortizan y cuántos se sacan a concurso público. Pero lo hará a su estilo buscando un desarrollo legal de otra instancia o una razón que avale la decisión del ejecutivo y que parezca lo menos arbitraria posible.

Y es que el duopolio que controla, no sólo la TV en España, sino también la publicidad televisiva, es decir, el duopolio A-3 TV-Tele 5, está en pie de guerra. No admiten que les quiten la publicidad que monopolizan y no admiten que les quiten los 8 canales que cada uno explota. Y hacen lobby en contra, naturalmente.

Por eso, cuando Hispanidad le ha preguntado por ambas cuestiones a doña Soraya, esta abogado del Estado responde 'en jurídico'. Por lo que respecta la publicidad en la corporación RTVE, asegura que todo depende de la sentencia de los tribunales europeos sobre el canon que pagan las operadoras de telecomunicaciones para financiar la televisión pública. Pero todo indica que el fallo va a ser contrario y que, por tanto, RTVE tendrá que devolver a las telecos el dinero mal cobrado y tendrá que volver a emitir publicidad.

Respecto a la reducción de canales, lo cierto es que el Gobierno está hasta el gorro de que su mejor oposición política venga del duopolio. O como dice la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, en privado: "De Tele 5 ya nos lo esperábamos, pero de A-3TV no". Especial cabreo hay en el PP con La Sexta, que desde que se integró en A-3 TV aún está más montaraz. La lucha entre Moncloa y Planeta está en todo lo alto.

Pues bien, la vicepresidenta también se ha buscado ahí otro argumento. Es la tesis del secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, quien considera que hay que quitarle espectro a las televisiones para dárselo a la telefonía móvil, ahora que se abre la tecnología 4G (aunque lo cierto es que hay operadores, por ejemplo Telefónica, que no creen en ese modelo).

En cualquier caso, el asunto podría hasta venirles bien a Lara y Berlusconi, por cuanto atesoran 16 canales pero el resultado de explotación de ambas compañías es ahora mismo negativo: los temáticos no funcionan.

En cualquier caso, al fondo existe una lucha ideológica entre el Gobierno y el duopolio. Y en el proscenio, algo más visible pero a lo que nos hemos acostumbrado: la TDT, nacida para aumentar el pluralismo informativo y comercial, ha terminado en un duopolio informativo y comercial, además de, en el caso de Tele 5, pura telebasura.

Eulogio López

[email protected]