Argentina: proabortistas queman una imagen del Papa FranciscoContinúa la persecución a los cristianos en el mundo. En Turquía, el pastor cristiano protestante turco Orhan Picaklar, de 42 años ha sido detenido por la policía en la ciudad de Samsun, en el Mar Negro, con la acusación de organizar el tráfico de personas y de prostitución.

La comunidad cristiana de Turquía ha enviado una nota a la Agencia Fides en la que piden oraciones y apoyo con el fin de demostrar su inocencia. Las acusaciones, dicen, están completamente instrumentalizadas, porque el Pastor estaba bajo observación por sospechas de "actividades misioneras ilegales", informa Fides.

El 11 de noviembre, el pastor fue convocado en la sede de la policía local en Samsun para ser interrogado con otras siete personas. Acusado de estar involucrado en el negocio de la trata de seres humanos, ha sido retenido en custodia en espera de que un tribunal formalice los cargos en su contra.

El episodio ha provocado gran escándalo en los medios de comunicación. Según el diario turco 'Milliyet', los cargos se basan en el testimonio de una joven iraní de 19 años de edad. La Iglesia protestante había proporcionado alojamiento a la chica junto con otros refugiados cristianos, ayudándolos en sus estudios y necesidades materiales. El pastor y su congregación se han enfrentado a acusaciones falsas ya en el pasado, definiéndolas como "intentos de desacreditar" y "calumnias". Según lo informado a la Agencia Fides, los cristianos turcos rezan por el Pastor, confían en que su inocencia será probada pronto. Las acusaciones falsas pueden tener incluso "un efecto positivo sobre la Iglesia y sobre la pureza de su testimonio de Cristo".

Mientras, a miles de kilómetros, en Argentina, un grupo de promotoras del aborto reunidas en la localidad de San Juan el 24 de noviembre, con ocasión del Encuentro de Mujeres "auto-convocadas", quemó en una hoguera una imagen del Papa Francisco, al tiempo que proferían gritos contra la Iglesia y producían sonidos tribales, recogía Aciprensa.

Las promotoras del aborto reunidas frente a la Catedral de San Juan atacaron también con insultos, escupitajos y pintura a los católicos que evitaron, con una muralla humana dedicada al rezo del Rosario, que pinten y profanen el templo católico.

En declaraciones al Diario de Cuyo, el párroco de la Catedral de San Juan, P. Rómulo Cámpora, señaló que "la quema de la imagen del Papa Francisco es una ofensa, y no solamente a la Iglesia, sino a cada uno de los argentinos, porque el Papa es argentino". "Quemar la figura del Papa y quemar la bandera de nuestro país, es lo mismo. Linda imagen hemos dado al mundo, ¿no", criticó.

El sacerdote calificó de "falta de respeto" las pintadas que han dejado las abortistas en diversos espacios de la ciudad, "pero si no se respeta la vida menos se van a respetar los edificios. Si no se respetan así mismas en sus acciones como van a respetar la vida de los demás".

Sin embargo, el P. Cámpora subrayó que "tenemos que tener una mirada misericordiosa frente a lo que ocurrido. Esta es la posición de la Iglesia aunque se la degrade".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]