El frívolo concurso Tu cara me suena, emitido por Antena 3, ha logrado una audiencia de 2.998.000 espectadores, de acuerdo con el ranking publicado el semanario "Supertele" del 5 al 14 de febrero.

Después del éxito de la pasada temporada, la productora Gestmusic Endemol ha vendido este obsceno formato a Portugal, Rumanía, Chile, Turquía, Italia, Lituania, Ucrania y a un canal chino.

Este erótico "talent-show", juega la baza de que sus precedentes "Mira quién baila", "Lluvia de estrellas" e incluso "Operación triunfo" fueron un gran éxito y ya forman parte del imaginario colectivo.

Pocas sorpresas puede ofrecer este concurso en esta etapa, a excepción de volver a ver a unos haciendo el ridículo y a otros manteniendo el tipo, con la melancolía de saber que podrían estar entonando sus propias piezas en lugar de imitar a compañeros de estilos totalmente distintos al suyo, con un resultado algo grotesco.

En medio de las muchas imitaciones quedan esos festivales de entrevistas y presentaciones predecibles, esas lluvias de adulaciones entre concursantes, presentador o jurado, esos comentarios sin contenido y ese tono ligero, que recuerda que estamos ante dos horas de contenidos horteramente efímeros y totalmente intrascendentes.

Manel Fuentes está en su sitio, no busca protagonismo, pero tampoco está tan suelto como en un entorno de entrevista-entretenimiento. Y la anécdota que empaña esa pretendida blancura del producto, son algunas coreografías más propias de una discoteca de barrio.

El vulgar y burdo concurso no solo es un éxito en pantalla, también lo es en las redes sociales, llegando a ser Trending Topic.

Clemente Ferrer

[email protected]