Las rebajas del mes de enero en vestido y calzado (-14,7%) han sido decisivas

El Índice de Precios de Consumo (IPC) disminuyó en enero un 1,3% respecto a diciembre, lo que representa el mayor descenso mensual en medio siglo, y situó su tasa interanual en el 2,7%, dos décimas menos que en el mes de diciembre, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Desde junio de 1963, cuando la variación negativa fue del 1,8% , no se había registrado una disminución semejante en los precios.

Las rebajas de enero han influido en el espectacular descenso. De hecho el apartado estadístico de Vestido y calzado registra una tasa del –14,7%. Su repercusión en el IPC ha sido  de –1,189. Ocio y cultura ha experimentado una variación mensual del –2,2%, gracias a la disminución de los precios del viaje organizado. Este grupo repercute un –0,161 en el índice general.

Vivienda también ha influido, con una tasa mensual del –0,7% y una repercusión de –0,083. La disminución de los precios en este aparto se deben especialmente a la bajada de los precios de la electricidad, como consecuencia de la finalización del ajuste realizado el año pasado para regularizar las TUR.

Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se situó en enero en el 2,8%, dos décimas menos que la tasa interanual de diciembre, mientras la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, alcanzó una tasa anual del  2,2%, una décima más que hace un año.

En cuanto a la variación anual del IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC), ésta se sitúa en enero en el 0,6%, más de dos puntos por debajo de la del IPC. Esta diferencia, que en diciembre era de dos puntos, ha aumentado a causa del incremento de los impuestos especiales del tabaco y el gas.

Andrés Velázquez
[email protected]