• El extra coste que resulta de transportar cada automóvil desde la fábrica al punto de venta es de 300 euros / coche.
  • La logística supone el 10% del coste de fabricación de un vehículo en nuestro país.
  • Trenes con más capacidad de carga, facilitar su llegada hasta la misma fábrica y conectarlas con los puertos y las fronteras, son algunas de las medidas propuestas.

La segunda edición del plan PIVE está llegando a su fin: contabiliza más de 115.000 reservas y más del 70% del presupuesto ya está comprometido. Fuentes del sector estiman que se termine este julio, seis meses después de su puesta en marcha.

Pero el sector no se paralizará una vez agotado el PIVE. Son conscientes de que su futuro no puede estar ligado únicamente a las subvenciones del Estado. Por eso, haya o no una tercera parte del plan PIVE, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) quiere impulsar otras medidas para revitalizar esta industria en nuestro país.

Entre esas medidas, la asociación pide al Ejecutivo que mejore el trasporte ferroviario. Y lo hace con datos que invitan a la reflexión y a la toma de decisiones: España tiene un extra coste logístico de 300 euros por vehículo, respecto a otros países europeos. Para que se hagan una idea, alguna multinacional ha decidido invertir en nuestro país gracias a una rebaja de los costes de 400 euros por vehículo.

En total, la logística supone el 10% del coste de fabricación de un vehículo en nuestro país. Hay que tener en cuenta, además del transporte de lo coches desde la fábrica, el transporte previo, esto es, el de las piezas hasta la factoría donde se fabrica el vehículo. Desde ANFAC señalan, además, que el futuro de la industria automovilística pasa por aumentar las exportaciones, lo que hace aún más necesarias estas medidas de reducción de costes.

¿Qué medidas concretas piden al Gobierno Para empezar, que los trenes sean más largos para que puedan transportar más vehículos. Que lleguen con facilidad a las mismas fábricas. En otros países europeos, las vías ferroviarias entran en las fábricas y conectan directamente con el puerto más cercano, o traspasan fronteras sin ningún problema. En España no ocurre lo mismo.

Pero ANFAC también pone el acento en el trasporte por carretera. La logística mejoraría si se tomasen algunas medidas tan sencillas como aumentar la altura permitida de los camiones hasta los 4,5 metros, y permitir la circulación por las principales vías de camiones de 25,25 metros y 44 toneladas, tan habituales en las autovías y autopistas del resto del continente.

Según ANFAC, si se mejora la logística, la industria del automóvil se ahorrarán unos 500 millones de euros anuales y unos 5.000 millones la industria en general.

Pablo Ferrer

[email protected]