Insisto y persisto: me asombra la campaña mediática que se ha desatado contra Gerardo Díaz Ferrán (en la imagen) tras haber sido detenido por alzamiento de bienes. Ya saben que ese delito se llama así porque antaño los morosos acostumbraban a llevarse todo lo que tenían de valor, incluidos los muebles, antes de que llegara la autoridad a embargar. Y claro, para llevárselos, había que alzar los bienes para subirlos en la carreta o el camión.

Aquí todo el mundo hace leña del árbol caído pero cuando Ferrán era poderoso sólo Hispanidad se atrevió -y le costó que los 'Hombres G', Gerardo Díaz y Gonzalo Pascual- Marsans le llevara a los tribunales- a contar la clave de la caída de Imperio Marsans: Aerolíneas Argentinas, donde estaban involucrados los gobiernos de Aznar, sobre todo, y de Zapatero.

Y como se ha abierto la veda contra Ferrán... porque Ferrán ya no tiene poder y está en el calabozo, ahora se repite su famosa frase de que de la crisis sólo se sale "trabajando más y ganando menos".

Lo malo es que don Gerardo tenía algo de razón en este punto. Para salir de la crisis hay que trabajar más, pero no hay que ganar menos, al menos los que ganan poco. Lo que hay que hacer es gastar menos, especialmente el sector público. Los salarios hay que bajarlos, pero no los salarios bajos y medios, entre otras cosas porque son muy bajos en España. Dicho de otra forma: hay que empequeñecer el sector público, reducir el gasto público y reducir los impuestos -cuotas- que impiden la creación de empleo. Pero no las rentas, entre otras cosas porque de otra forma se hunde el consumo. Este es el fallo garrafal de la política del Partido Popular.

Su gran reforma inacabada y apenas formulada es la reducción del sector público, empezando por la cabeza: los políticos. Los barcos económicos -tanto el Estado como las empresas- siempre hacen agua por su parte superior.

Eulogio López

eulo[email protected]