El primer fabricante mundial ha aprovechado la fluctuación de las divisas y ha reducido drásticamente sus costes

El primer fabricante mundial de automóviles, la japonesa Toyota, ha ganado 12.875 millones de euros netos durante el ejercicio fiscal 2013-2014 (de abril de 2013 a marzo de 2014), el 89,5% más. Este espectacular incremento tiene dos explicaciones: la fluctuación de las divisas, que le han aportado 6.355 millones de euros, y una reducción de costes de 1.765 millones de euros.

La multinacional nipona facturó el 16,4% más, hasta 181.433 millones de euros. El beneficio operativo ascendió a 16.187 millones de euros ( 73,5%). No es de extrañar a juzgar por el número de vehículos vendidos en un año: 9,11 millones, 245.369 más que en el ejercicio anterior. Los mercados en los que más ha crecido son Japón y Estados Unidos.

Andrés Velázquez

[email protected]