Duran i Lleida sigue alentando la convocatoria de elecciones

 

El plan de concentración nacional que desearía Rubalcaba se viene abajo.

Continúa el tira y afloja entre Zapatero y Rubalcaba sobre qué paso dar a continuación ante el año que queda para las elecciones generales de 2012. Zapatero quiere seguir aguantando y llevar a cabo las reformas para el bien de España, como él mismo ha dicho, mientras que Rubalcaba sigue con su intención de que Zapatero deje el cargo, sin convocar elecciones, para poder preparar desde la Presidencia la batalla de las generales.

Mientras tanto, es la hora de los mensajeros. Primero fue Patxi López, y ahora es Tomás Gómez quien avisa del peligro de las sorpresas en las votaciones -lo dice por propia experiencia-: "no descarto sorpresas entre los candidatos", ha avisado. Y, más ahora que Carme Chacon ha anunciado que no se presenta… ¿Será él el candidato sorpresa?

José Bono, quien en los últimos días casi no ha aparecido, ha vuelto a la senda de sus reuniones con los líderes de su partido y si anteriormente se había reunido con Zapatero o Blanco, esta vez el turno ha sido para Rubalcaba. No se sabe de qué han hablado, pero las elucubraciones son muchas.

Y mientras la incertidumbre entre primarias-congreso extraordinario divide al PSOE, CiU, por boca de su portavoz en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha vuelto a insinuar la necesidad de elecciones anticipadas. Esta petición es un gran inconveniente para Rubalcaba y sus planes ya que un Gobierno de concentración nacional -excluido el PP, claro está- era la única salida, pero no parece que todos los nacionalistas estén por la labor, por lo que el Gobierno podría saltar por los aires en cualquier momento. El fin de semana con el Comité Federal descubrirá muchas cartas.

Juan María Piñero

[email protected]