El Gobierno ha conseguido sacarlos adelante al tumbar las 11 enmiendas a la totalidad

-Curiosamente, la oposición, que critica mayoritariamente la política de ajustes, votó en contra de unos presupuestos que han sido criticados por los empresarios por no realizar más recortes y aumentar los impuestos.

El Congreso de los Diputados ha rechazado las once enmiendas a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado 2013 que han presentado los diferentes grupos parlamentarios en una única votación. Con 179 votos, el Gobierno ha podido sacar adelante los presupuestos, frente a 148 votos a favor de las enmiendas y una abstención, la del Foro Asturias (FAC). Los presupuestos continúan su tramitación parlamentaria.

Han sido dos jornadas de duros debates en el que Montoro ha defendido sus puntos de vista con brío frente al resto de arco parlamentario que considera que el escenario macroeconómico de nuestro país convierte en absurdas las previsiones del Gobierno, e imposible de cumplir el objetivo del déficit del 4,5% para 2013.

La mayor parte de los partidos políticos en la oposición ha rechazado en pleno que se quiera seguir la senda de una política de austeridad, recorte del déficit público y atención prioritaria al pago de la deuda, al tiempo que se aplican más recortes en el gasto público. Semejante política, aseguran, no va a generar oportunidades de empleo ni de recuperación económica. Algunas formaciones, como el grupo mixto, los han definido como "utópicos" e "insultantes".

Los presupuestos, que el ministro de Hacienda  Montoro ha vuelto a calificar "como los más sociales de la democracia española", son tal vez los únicos que se podían hacer dadas las circuntancias. De hecho, las organizaciones empresariales los han criticado por no haber incidido más en el capítulo de ahorro del gasto, en lugar de en el de los ingresos, al haber subido los impuestos.  Así, hace unos días el IEE (Instituto de Estudios Empresariales) proponía más recortes, como el despido de funcionarios o la congelación de las pensiones, medida esta última que también propugna el Círculo de Empresarios. Las críticas de los partidos políticos de izquierdas, ante semejante coyuntura, resultan, como mínimo, incongruentes.

Andrés Velázquez
[email protected]