La concesión de licencias enerva los ánimos en el sector del juego

En enero Codere demandó a Bwin por considerar que el patrocinio al Real Madrid era un caso de competencia injusta. La cuestión es que cualquier español puede apostar a través de Bwin en Internet, pero la empresa no paga impuestos en nuestro país.

El Gobierno anunció un cambio legislativo en el que se barajaba una carga impositiva de entre el 15 y el 20%. Sin embargo, la nueva ley del juego no llega y el nerviosismo se extiende por el sector. Además, solo se entregarán cinco licencias de juego por Internet, lo que provocará más que celos entre las empresas interesadas.

Mariano Tomás

[email protected]