Pulso Merkel-Durao Barroso: la canciller insiste en que no le gustan los eurobonos. Merkel califica la medida de "absolutamente equivocada"

Los mercados recibieron con alborozo la llegada de los eurobonos. A las subidas del miércoles seguían nuevas subidas el jueves, apuntaladas por la colocación de deuda española al 5%. Sin embargo, a Angela Merkel no le gusta la medida y no tiene problema en asegurar que colectivizar las deudas no solo no resolverá el problema, sino que es una decisión "absolutamente equivocada".

Con la llegada de los bonos europeos, la deuda alemana dejaría de ser referencia y los germanos tendrían que responder junto al resto de países de la UE. En consecuencia, el interés de la deuda europea, tendría que ser superior al que ahora ofrece Alemania. Nada de esto satisface a Merkel: "Para tener unas tasas de interés comunes, se necesitan unos niveles de competitividad similares y unas situaciones presupuestarias parecidas. Y no se consigue colectivizando la deuda".

Pero la jornada no había hecho más que empezar... y la Bolsa de Madrid cierra a las 17,30. Se creería que la arremetida de la canciller alemana iba a deprimir a los mercados pero no. Y es que el Banco Central Europeo (BCE), presidido por Jean-Claude Trichet, estaba inyectando dinero en los mercados y, naturalmente, la bolsa subía. A los especuladores pirómanos nada les gusta más que alguien eche gasolina al fuego.

Y ojo, porque, por darle a la máquina de hacer dinero, a Trichet ya le dimitió su jefe de Estudios, Jürgen Stark, alemán. ¿A ver si va a resultar que Merkel no es la Emperatriz de Europa? No sería mala noticia.
 

Mariano Tomás

[email protected]