Desde el 1 de enero de 2002 el precio de la vivienda aumentó un ¡66%!

 

Recientemente, el diario ABC destacaba que el «stock» de viviendas sin vender ronda los 700.000 inmuebles en toda España en 2011. Los datos son muy parecidos a los de 2010, que recogió El País en su día: el stock de viviendas sin vender ese año fue de 687.523.

Y hoy hemos sabido por la Sociedad de Tasación que el precio de la vivienda nueva cayó un 4% en 2011. El precio por metro cuadrado fue de 2.376 euros el metro cuadrado, con lo que el coste de una vivienda de tipo medio alcanzó los 213.840 euros.

El estudio de Sociedad de Tasación destaca que, de cara a 2012, las previsiones macroeconómicas apuntan a una posible recesión, lo que unido al aumento de la inflación y del euríbor dificultará que se recupere el nivel de renta disponible para la adquisición de vivienda de antes de la crisis. A lo que hay que añadir el paro y la incertidumbre laboral. Por ello, la comercialización del stock existente será "lenta", según el estudio, aunque la oferta de vivienda nueva "seguirá siendo importante".

Además, prevé que en 2012 continúe la tendencia a la baja de los precios de las viviendas hasta que se absorba el excedente de oferta existente, concluye el informe.

No obstante, cabe añadir que la burbuja del precio de la vivienda fue tan bestial que todavía le queda mucho por caer. Recuerden que, recientemente, la OCU advirtió que los precios de la vivienda entre el 1 de enero de 2002 y el 1 de enero de 2012 -los diez años del euro- crecieron un... ¡66%!

Así que, o bajan los precios, o aquí no compra nadie. Y que bajen será bueno para las familias españolas.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]