El profesor Alfonso Méndiz nos cuenta que el mundo está lleno de pequeñas historias que pueden conmovernos y hacernos pensar. Acontecimientos sencillos, cotidianos, pero henchidos de valores, que transmiten entusiasmo y optimismo, que tocan nuestro corazón y nos ayudan a ser mejores.

Ésta es una de ellas. Es la campaña que la agencia Fahrenheit DDB y la productora Rebeca, ambas del Perú, han creado y lanzado para Promart Homecenter, una empresa que ofrece servicio y productos para la mejora del hogar. De ahí el lema de su campaña: "Tu familia es perfecta, que tu hogar lo sea también".

La historia gira en torno a la relación de un padre y su hija. Una hija que –no sabemos bien por qué– aparece triste y abatida. Por eso, cuando el padre se le acerca afectuoso, ella le rechaza sin decir una palabra. Pronto sabremos que esconde un enigma. Y ese secreto será la clave para un sorprendente final. Pero, mientras ese momento llega, el padre se plantea qué puede estar ocurriendo; y, como conoce a su hija, es capaz de hallar una solución y cambiar su tristeza en alegría.

Esta pequeña historia, titulada "La hija perfecta", nos enseña que sólo el amor nos permite desentrañar qué hay detrás de los sentimientos de las personas; sobre todo, de las que conviven con nosotros. Sólo el amor encuentra siempre el remedio más oportuno. Quizás por eso, este eslogan de la campaña publicitaria debería titularse "El padre perfecto".

Al final, tras un fuerte abrazo a su padre, la niña le dice a su padre: "Te quiero mucho, papá"

Todos debemos encontrar la manera de llevar paz y alegría a nuestros hogares. Así, a pesar de todos los errores, nuestra familia será siempre "La familia perfecta".

"El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia", afirma Gilbert Keith Chesterton.

Clemente Ferrer

[email protected]