El Ministerio de Industria también reduce el periodo de los contratos de abanderamiento a un año, prorrogable a tres

El Gobierno Rajoy no sabe cómo atajar el coste creciente de los hidrocarburos. Por eso, ha puesto en marcha unas medidas tímidamente liberalizadoras pero que tienen por objeto contener los precios. Se resumen en tres:

1. Por una parte, se facilita el acceso a nuevos operadores a los centros logísticos de distribución. No es mucho, pero es algo.

2. Se reduce a un año los contratos de arrendamiento, aunque prorrogables a tres. Es una de las claves: la relación entre empresas de hidrocarburos y gasolineros.

3. Probablemente, lo más relevante: se facilita la instalación de gasolineras en centros comerciales, los que suelen utilizar los surtidores como producto gancho.

Liberalización escasa: no parece que eso vaya a reducir los precios de los carburantes.

Miriam Prat

[email protected]