La compañía no entiende a los sindicatos: la oferta que han rechazado era "insuperabel" y "muy ventajosa"

Este viernes ha terminado el plazo de negociación del ERE de Coca-Cola Iberian Partners y lo ha hecho sin un acuerdo entre la embotelladora, que dirige Sol Daurella, y los sindicatos, según Europa Press.

Algo que ya nos temíamos desde el pasado martes, cuando Sebastián Serena, secretario del Sector de Alimentación, Bebidas y Tabaco de la Federación de Industria de Trabajadores Agrarios de Unión General de Trabajadores (FITAG UGT), denunció a Hispanidad las amenazas de muerte que estaban soportando y la presión a la que estaban sometidos.

Durante la semana se ha hablado de que la embotelladora contemplaba que no hubiera despidos, disminuyó la cifra a 1.190 trabajadores implicados (1.250 inicialmente) y aumentó las indemnizaciones a 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades. Sin embargo, se mostraba inamovible en su decisión de cerrar las cuatro fábricas (Colloto, Fuenlabrada, Palma de Mallorca y Alicante).

Desde ahora, se abre un período de 15 días en los que se puede impugnar el ERE, una medida de la que ya han hablado en alguna ocasión los sindicatos, pues desde el principio han considerado este ERE inapropiado por ser una empresa con beneficios. A pesar de no haber alcanzado un acuerdo los representantes de los trabajadores no cierran la puerta al diálogo.

Cristina Martín

[email protected]