• Entre añadir ingresos o retener clientes se ha optado por lo segundo.
  • Al menos para España: no tiene por qué repetirse en otros mercados.
  • Una apuesta arriesgada de cara al futuro.
  • Al tiempo, a la espera de la CNMC, se crea una Central de Contenidos televisivos que liderará Luis Blasco.
  • En paralelo, ha surgido la guerra de ofertas sobre web-tv: Canal , Telefónica, Vodafone, etc.
  • Al final, es el dilema de todas las grandes telecos del mundo: ¿Dónde están los ingresos de la sociedad de la información ¿En los contenidos

Cuando nació Internet -o sea anteayer- el dilema era muy sencillo: ¿información gratuita o de pago Se impuso la información gratuita por la sencilla razón de que había tanto gratis donde elegir que nadie estaba dispuesto a pagar. Y una vez construida la gratuidad no hubo manera de introducir el pago en el sistema, a pesar de que todos los poderosos del planeta lo han intentado. La publicidad -los jetas de Google lo saben muy bien- es el ingreso principal de la red. Eso, y el comercio electrónico pero, ojo, en su mayoría comercio de productos tangibles.

Pues bien, eso mismo se están planteando ahora las telecos. Ya saben el esquema: la telefonía fija ha dejado de ser negocio, el móvil está dejando de serlo por agotamiento del mercado, Internet exige gratuidad. La televisión, la cuarta pata de la mesa, mejor la WEB-TV, estaba llamada a ser la que aumentara los ingresos delas telecos. Pero ojo, ha ocurrido lo mismo que hace 15 años con la información: hay tanto donde elegir que nadie está dispuesto a pagar.

Se lo plantean todas las telecos y se lo plantea Telefónica. Desde la compra de Canal , el debate interno de la compañía que preside César Alierta, con Álvarez-Pallete de Ceo, se ha resuelto a favor de las tesis del presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpérez (en la imagen). Tarifa plana para todos y la tele de regalo dentro de esa tarifa plana. Por eso, Telefónica pide lo mismo ahora por una fibra con triple play que por otra con cuádruple play.

Regalar la WEB-TV, o casi regalarlo, es arriesgado, porque crea precedente: el gratis total no tiene marcha atrás. En definitiva, en Telefónica se ha impuesto la tesis de que antes que ingresar hay que retener clientes. No es lo mismo España que Brasil ni Alemania que Reino Unido, pero, al menos para España, se ha impuesto la tesis de Gilpérez.

Eso sí, se ha impuesto con atenuantes. Cuando se sustancie la compra de Canal y la CNMC marque el rumbo, Telefónica ya tendrá dispuesta, dentro de la unidad Telefónica Vídeo, una central de contenidos, dueña de los derechos de retrasmisión que venderá a Telefónica de España y a cualquier otro operador. Esa será la unidad clave para obtener ingresos, no del cuádruple play, sino del negocio de compra y venta de contenidos audiovisuales. Esa central de contenidos venderá la propia Movistar y a otros operadores. Ahora mismo, se amontonan las ofertas de WEB-TV por parte de distintas operadoras: la propia Canal , Vodafone y Movistar, para hacer boca.

¿Y quién dirigirá esa central de Contenidos Pues Luis Blasco, que todavía es presidente de Telefónica Argentina, y Luis Velo, como segundo.

Apuesta arriesgado pero con colchón de seguridad. Cuanto más gane esa Central de Contenidos más sufrirá Telefónica de España y viceversa. En cualquier caso, esta es la decisión de todas las telecos europeas: regalar el vídeo o cobrarlo, aumentar ingresos o retener clientes.

Eulogio López

[email protected]