• Están trabajando para ahorrar costes, al posibilitar que los clientes denominados pasados, con fibra óptica ya instalada en sus hogares, puedan hacer uso recíproco de las instalaciones sin coste adicional para las dos multinacionales.
  • Telefónica de España y Jazztel ya firmaron un acuerdo de colaboración  hace tan sólo unas semanas,  para tener acceso compartido a las infraestructuras verticales de fibra óptica y acometer juntos las inversiones futuras.
  • Es probable que Vodafone, en plena guerra con Telefónica por 'Movistar fusion' se vea obligada por las circunstancias a buscar un acuerdo similar.

Telefónica está negociando un acuerdo con Orange muy similar al que firmó en fechas recientes con Jazztel. Se trata de un pacto de colaboración que les permitirá a ambos operadores el acceso compartido de las infraestructuras verticales -desde la calle al domicilio de los usuarios-, en los casos de los hogares donde ya está instalada la fibra, independientemente de quien corriera con los gastos de la instalación.

El acuerdo firmado con Jazztel también permitía coinvertir a ambas compañías en nuevas acometidas.

El acuerdo puede resultar muy satisfactorio para Telefónica, que según observadores expertos podría llegar a ahorrar hasta 200 millones de euros en costes de inversión.

Tras el acuerdo entre Orange y Telefónica, Jazztel se vería forzado a desarrollar su estrategia de mercado ante la nueva presión que ejercería Orange.  Y Vodafone, que actualmente se encuentra litigando con Telefónica a cuenta de Movistar Fusion, podría verse obligado a negociar con la operadora que preside César Alierta (en la imagen). No le quedará más remedio, si no quiere que la clientela ya esté copada por sus competidores en los más importantes edificios de oficinas de las grandes capitales de España. Vodafone llegaría tarde al reparto de una tarta cuya elaboración sin colaboradores ajenos resulta carísima.

Sara Olivo
[email protected]