• Microsoft compra Nokia, antaño líder mundial en fabricación de terminales.
  • La política europea ha provocado una inflación de pequeñas operadores y fabricantes, mientras en Estados Unidos se ha permitido una concentración de corte oligopolístico.
  • El ceo de Telefónica, Álvarez Pallete, recordaba, horas antes de hacerse pública la operación, que Telefónica había invertido más que Twitter y Facebook juntas.

 

Microsoft se ha comido a Nokia, la empresa finlandesa que hace un quinquenio se convirtiera en líder entre los fabricantes de terminales. Ahora, el gigante de los programas informáticos se la ha quedado por 5.400 millones de euros, porque estaba quebrada.

Ahora bien, el significado de esta absorción es que refleja demasiado bien el proceso en el que se encuentra inmerso el sector de las telecomunicaciones, con unas empresas norteamericanas que amenazan a las europeas. Y no porque sean más rentables sino porque son más grandes. En Estados Unidos se ha creado un oligopolio de menos de media docena de grandes operadoras, mientras en Europa superan las 100. En este caso, el pez grande, aunque sea malo, se come al chico.

Por otra parte, la política de la Bruselas sigue siendo nefasta: no prima a quien invierte sino a las redes sociales y a Google, que se aprovechan de las inversiones de las operadoras.

En el Seminario del sector que se celebra durante estos días en Santander, el ceo de Telefónica, José Manuel Álvarez Pallete recordaba que Telefónica invirtió, durante 2012, más de 9.500 millones en 2012 frente a los 7.900 millones de ingresos combinados de Yahoo y Facebook.

Y todo ello provoca que, si ayer hablábamos del interés de Slim por forzar una opa de Vodafone sobre Telefónica, hoy hay que recordar que la propia Vodafone -ahora un empresa poco endeudada y con caja para presumir, pudiera ser víctima, a su vez, de una opa de ATT, segunda teleco norteamericana empeñada en conquistar Europa.

En definitiva, Estados Unidos juega a gigantismo y a controlar el sector europeo de telecomunicaciones, tanto operadoras como fabricantes. Redes sociales y buscadores ya los controla desde que nacieron.  

Miriam Prat

[email protected]