• La tarifa de último recurso subirá alrededor del 3% a partir de julio.
  • La paulatina y fortísima subida de la luz es la única solución que se le ocurre al Gobierno para hacer frente al déficit tarifario.
  • Vamos hacia el modelo alemán: sí a las renovables, pero pagadas directamente por los consumidores.
  • La próxima subasta eléctrica, el 25 de junio.

Si se cumplen los plazos previstos -que ya es mucho pedir, visto lo visto- la próxima subasta eléctrica del 25 de junio se celebrará tres días antes de conocer el contenido de la enésima reforma energética del Gobierno. Es posible que conozcamos la reforma antes, el viernes 21, pero no es muy probable.

Lo que es casi seguro es que el precio de la luz seguirá su inexorable escalada. Lo venimos diciendo desde el año pasado: prepárense para una fortísima subida de la luz. Pero no se trata de un incremento brusco, de una sola vez, sino de un alza paulatina. Poco a poco pero sin descanso.

Es la única solución que se le ha ocurrido al ministro de Energía, José Manuel Soria (en la imagen), para hacer frente al déficit de tarifa. Las subvenciones a las renovables no se pueden reducir más sin riesgo a ver cómo crecen las demandas contra el Ejecutivo.

Aún así, y según publica este viernes El Economista, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, en un encuentro con el presidente de la patronal de renovables (Anpier), le dijo que "mientras existiera déficit de tarifa no se va a respetar la seguridad jurídica" de las renovables. Ya veremos. De momento, el sector fotovoltaico teme un recorte del 20% de las primas.

Por otra parte, las compañías eléctricas llevan meses alertando sobre el impacto negativo que han supuesto los impuestos decretados en el Real Decreto de principios de año. Entre otras cosas, si el Gobierno les aprieta demasiado, dejarán de invertir en nuestro país.

¿Solución Subir el precio de la luz. Es decir, que paguen los consumidores. Vamos, pues, hacia el modelo alemán. ¿Que quieren energías verdes Muy bien, pero hay que pagarlas y de la forma más directa posible para no generar el llamado déficit de tarifa. En el país germano, los usuarios hacen frente al coste de la aventura renovable cada vez que pagan el recibo de la luz o a través de los impuestos. Pero déficit de tarida, cero.

Miriam Prat

[email protected]