• El militar ha asegurado que el Rey de Tailandia no ha tenido relación alguna con la toma de poder.
  • La crisis política ha costado el cargo a la primera ministra Yingluck Shinawatra tras seis meses de protestas antigubernamentales.
  • Ban Ki Mon pide "un regreso rápido al orden constitucional" tras el golpe de Estado. 
Tailandia -país del sureste de Asia, una monarquía constitucional y cuya principal religión es el Budismo, el cual es practicado por el 95% de la población- ha saltado al primer plano de la actualidad por un golpe de Estado.

El jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra tailandés, el general Prayuth Chan Ocha, que ha liderado el golpe de Estado que ha derrocado esta semana al Gobierno, ha asegurado que ha tenido que asumir el sacrificio de tomar el poder por el interés nacional del país, ha informado el diario local 'The Nation'.

El general Prayuth ha justificado el golpe con el argumento de que los conflictos que sufre el país no se podían resolver de otro modo y ha asegurado que el rey de Tailandia no ha tenido relación alguna con la toma de poder.

El Ejército de Tailandia declaró este jueves un golpe de Estado, dos días después de proclamar el estado de excepción en medio de una crisis política que ha costado el cargo a la primera ministra Yingluck Shinawatra y tras seis meses de protestas antigubernamentales. Los participantes en las protestas han recibido la orden de dispersarse, las reuniones de más de cinco personas han quedado prohibidas, la Constitución suspendida y se ha impuesto un toque de queda desde las diez de la noche a las cinco de la mañana. Los integrantes del Gobierno en funciones han recibido orden de presentarse en un cuartel militar antes de que acabe el día.

En el trasfondo de la crisis está el enfrentamiento entre los partidarios del Rey Bhumibol Adulyadej y el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, un antiguo magnate de las telecomunicaciones tailandesas y muy popular entre las clases más desfavorecidas. Depuesto por el Ejército en 2006 bajo acusaciones de corrupción y falta de respeto al rey, huyó del país en 2008 para evitar ir a la cárcel por corrupción.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha apelado este jueves a "un regreso rápido al orden constitucional" tras el golpe de Estado perpetrado este jueves por el Ejército tailandés, al tiempo que ha reclamado que se respeten los Derechos Humanos y se evite la violencia.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]