La República de Sudán del Sur se convertirá en el país 54 del continente africano, que nace bajo la amenaza de Sudán del Norte

 

Sudán del Sur se está convirtiendo en los últimos días en el centro de atención ante su inminente nacimiento como país. Con su independencia, África contará con un nuevo país, que será el 54.

La atención se enfoca últimamente en la hambruna que vive el país, así como los continuos enfrentamientos que se producen en la frontera entre el norte y el sur. Además, también destacan los medios de comunicación, la riqueza que se encuentra en su territorio, sobre todo yacimientos petrolíferos, lo que favoreció que países como Estados Unidos o China defendieran su independencia.

Lo que nadie dice es que esa situación de extrema pobreza, así como los continuos choques ante los ataques de las tropas del norte, se debe al intento por parte del norte musulmán de ahogar hasta el fallecimiento a una población del sur mayoritariamente cristiana o animista. Lo que sucede y posiblemente continuará en los próximos meses pese a la independencia es una persecución disfrazada de conflicto armado, que por desgracia se repite en otros países africanos como Nigeria o en su momento, Costa de Marfil.

Ojalá que el próximo nacimiento de Sudán del Sur sirva para no se vuelvan a oír noticias de persecuciones, hambrunas o conflictos y que los países vecinos no quieran aprovechar la ocasión para aprovecharse del nuevo país.

Andrés Velázquez

[email protected]