Sin embargo, baja el interés de las obligaciones

 

Después de ocho subastas consecutivas bajando el interés de la deuda española, hoy ha cambiado la tendencia. Hace tan solo dos días explicábamos que a las 'tres brujas' -Moody's, Fitch y S&P- les había salido el tiro por la culata en su afán por desacreditar a la deuda española. Pero hoy parece que por fin lo han conseguido, al menos en una de las tres emisiones.

El Tesoro Público ha colocado 4.073,74 millones de euros en bonos y obligaciones -su objetivo eran 4.000-, aunque ha tenido que subir el interés de los bonos a tres años después de ocho subastas a la baja, según el Banco de España.

En concreto, el Tesoro ha colocado 2.267,64 millones en bonos del Estado cuyo tipo medio ha subido al 3,332% desde el 2,861% anterior, mientras que el marginal se elevado hasta el 3,470% desde el 2,989% anterior.
Sin embargo, ha colocado 733,43 millones en obligaciones a un interés medio que ha bajado al 2,966% desde el 4,984% registrado en la subasta anterior, mientras que el marginal se ha quedado en el 3,126%. Asimismo ha emitido 1.072,57 millones en obligaciones a un tipo de interés medio que también ha bajado al 4,832% desde el 5,352% anterior, mientras que el marginal se ha quedado en el 4,899%.

Recordemos que Moody's rebajó la nota de España esta misma semana y puso en revisión la 21 entidades españolas, mientras que Standard & Poor's rebajó la calificación a 15 entidades y Fitch hizo lo propio con el Banco Santander, BBVA, Bankia y CaixaBank. Y ayer mismo, Moody's ha rebajado la nota de ocho comunidades autónomas y ha dejado a Cataluña con una calificación de 'Baa3', un escalón por encima del denominado 'bono basura'. Además, también se ven afectadas por esta nueva bajada dos diputaciones forales y el Consorcio de Transportes de Vizcaya.

No obstante, merece la pena recordar lo que decía hoy el periodista Joaquín Estefanía en la SER a propósito de las agencias de calificación: "Las agencias de calificación de riesgo no están reguladas en muchos lugares, se autorregulan; son empresas privadas que trabajan en régimen de oligopolio, muchos de sus accionistas cotizan en bolsa; muchas veces los accionistas de las agencias de calificación de riesgos son aquellas mismas empresas a las que están vigilando; muchas veces se violentan las normas de funcionamiento de los que allí trabajan; y no tienen responsabilidades de lo que dicen, ellos apelan a la libertad de expresión", "pero no hay responsabilidades de ningún tipo cuando califican con una triple A las hipotecas subprime o cuando ahora meten en vigilancia 114 bancos europeos".

Hoy lo han conseguido en una de las tres emisiones. Pero volverán a la carga, seguro.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]