Las agencias de riesgo son un invento anglosajón, es decir, especulativo. Que han defendido a los mercados financieros y a la economía financista, la responsable de la crisis. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos -si, es el Gobierno- le exigen 5.000 millones de dólares por haber defendido las hipotecas basura.

Ahora bien, sorprende que la Administración Obama, garante de los excesos de Wall Street y salvador de los intermediarios financieros más especulativos se revuelva ahora contra la agencia más famosa del mundo sólo por el hecho de que las agencias se han atrevido a hacer lo único que tenían prohibido: asegurar que la deuda norteamericana no era tan solvente como parecía. Es decir, por hacer, por primera vez, lo que han hecho infinidad de veces con el resto de las deudas soberanas del mundo mundial.

S&P no es más que el sicario del mafioso que se ha atrevido a volverse contra el padrino. No sabía lo que hacía.

Pero la solución no es denunciar a las agencias de riesgo, la solución es dejarles sin negocio. No contratarlas. Eso les duele mucho más.

Eulogio López

[email protected]