La fusión con Ebro no se producirá hasta su total saneamiento. Carbó tendrá que poner orden en la división de aceite de oliva

Las nuevas acciones de SOS, que comenzaron a cotizar este viernes, se estrenaron con subidas en torno al 3% tras el derrumbe del valor en la anterior sesión. El jueves SOS terminaba la jornada cayendo un 23%. El mercado es consciente de que, como informó Hispanidad el pasado miércoles, la compañía necesita un plazo de dos años para ponerse a la altura de su posible partener, Ebro, ante una fusión.

El nuevo primer ejecutivo de la compañía, Jaime Carbó, tiene buena prensa en el sector (precisamente procede de Ebro), pero necesita tiempo para sanear la compañía. El accionista de referencia, Caja Madrid, está de acuerdo en dar ese margen de tiempo. Especialmente importante resulta la división de aceite de oliva, que en la fusión con la arrocera Ebro puede aportar suficiente potencial como para convertirse en una de las grandes del sector de alimentación en el ámbito mundial.

Mariano Tomás

[email protected]