• Globalia y los sindicatos han acordado un Expediente de Regulación de Empleo Temporal que afectará a 2.200 trabajadores del grupo.
  • La compañía ha afirmado que sólo se producirán despidos "en casos muy aislados donde existan probadas razones deficitarias".
  • Sin embargo, tras la compra de Orizonia por 60 millones de euros y el compromiso de asumir 80 millones de euros de deuda, los sindicatos han mostrado su "preocupación".
  • Y es que no deja de ser sorprendente que una empresa compre otra que no pasa por su mejor momento, al mismo tiempo que negocia reducir salarios y, llegado el momento, trabajadores.

La compra de Orizonia por parte de Globalia ha sorprendido, en un primer momento, porque la compradora iba a ser Barceló. De hecho, los hoteleros mallorquines están pensando exigir algún tipo de compensación por la ruptura del acuerdo que tenían firmado desde el pasado 3 de diciembre, tal y como ha publicado El Economista.

Pero lo que sorprende de verdad es que este mismo martes, el grupo de Juan José Hidalgo (en la imagen), ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE). La medida afectará a 2.200 trabajadores de Halcón Viajes, Globalia Travel Club y Globalia Business. El ajuste consiste en reducir un 25% la jornada laboral -y, por tanto, el sueldo- desde el 19 de diciembre hasta el 31 de mayo de 2013.

En el acuerdo con los sindicatos, la dirección de la compañía se ha comprometido a mantener los empleos, y ha establecido que los despidos "sólo se producirán en casos muy aislados donde existan probadas razones deficitarias".

Y claro, ante la compra de Orizonia, los sindicatos se temen lo peor. No olvidemos que Orizonia no pasa por su mejor momento, con una deuda subordinada que alcanza los 400 millones de euros, de los que Globalia asumirá unos 80 millones.

En cualquier caso, y según publica Expansión, la operación dará lugar a un gigante turístico de más de 2.500 agencias de viajes y unos ingresos de 5.500 millones de euros. Ahora, Competencia dispone de tres meses para dar el visto bueno a la compra.

Pablo Ferrer

[email protected]