• El ministro insiste en que la multinacional del aluminio no participó adecuadamente en la primera subasta de interrumpibilidad y que por eso no obtuvo precios más baratos.
  • Y le recuerda que tiene una "una segunda oportunidad" porque Industria convocará una segunda subasta "antes de que acabe diciembre".
  • Y en referencia al futuro de las plantas de Avilés y La Coruña, zanja: "Espero que la empresa puje, puje bien y pueda salvar esos 900 puestos de trabajo".
Como publicamos recientemente en Hispanidad, el ministro de Industria, José Manuel Soria (en la imagen), en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, acusó a la multinacional Alcoa (empresa estadounidense, la tercera más grande productora de aluminio en el mundo) de mentir sobre el coste de la electricidad para cerrar las plantas de Avilés y La Coruña.  En concreto, señaló que si quiere cerrarlas, lo diga claro y que no ponga como excusa el coste de la electricidad tras los mecanismos establecidos en la reforma energética.

Pues bien: hoy miércoles Soria ha vuelto a la carga -durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso- y ha responsabilizado a la empresa Alcoa de la situación en la que se encuentra por no haber participado adecuadamente en la última subasta de interrumpibilidad, lo que le impidió obtener precios más baratos para la energía consumida, pero espera que la situación se pueda revertir en la próxima subasta, que se celebrará en todo caso "antes de que acabe diciembre".

Soria ha recordado que Alcoa "bajó lo suficiente" su puja en la subasta de interrumpibilidad como para conseguir los bloques de 90MW que necesitaba para su planta de San Ciprián (Lugo), mientras que "no hizo la puja conforme a ese mismo criterio" para los casos de Avilés (Principado de Asturias) y La Coruña. "Habrá que preguntar a la empresa por qué", ha afirmado.

No obstante, ha recordado que hay "una segunda oportunidad" porque el Ministerio convocará una segunda subasta "antes de que acabe diciembre" para adjudicar "la parte que quedó sin cubrir" de la oferta de interrumpibilidad. "Espero que la empresa puje, puje bien y pueda salvar esos 900 puestos de trabajo", ha zanjado.

Andrés Velázquez
[email protected]