• El objetivo es que el déficit de tarifa no supere los 1.500 millones de euros este año.
  • Y que en 2013 sea cero.
  • Pero, para cumplirlo, no basta con recortes: amenaza con nuevas subidas de la luz.
  • En 2011 sólo las primas a las renovables fueron de 7.500 millones de euros.
  • Aunque Soria habla de todas las tecnologías, la termosolar sería la más afectada.
  • En cualquier caso, el ministro vuelve a retrasar la reforma energética: ya la aplazó hasta mayo y ahora la anuncia para la segunda mitad de julio.

Nuevo anuncio sobre la tan esperada como necesaria reforma energética. Durante un almuerzo organizado por Europa Press y KPMG, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria (en la imagen) ha anunciado que el Gobierno ha tomado la decisión de acabar con el déficit de tarifa a través de dos vías: los ingresos y los costes.

Por la vía de los costes, recortando los costes que, según Soria, no tienen que ver con la energía. ¿Ejemplo? Las primas al régimen especial, es decir, las subvenciones a las energías renovables, especialmente a la termosolar, que es donde el Ejecutivo puede recortar. Aunque el ministro ha insistido en que estas ayudas no son sólo a las renovables. Vale, de acuerdo, pero sí son las más cuantiosas económicamente y, por lo tanto, las más importantes.

Para que nos hagamos una idea, en 2011 sólo las primas a las renovables supusieron unos 7.500 millones de euros.

La otra vía para acabar con el déficit de tarifa: vía ingresos. Es decir, aumentar el recibo de la luz. Soria lo ha dejado bien claro: "En algún momento habrá que subir la luz". No ha descartado, además, que sea durante este mismo año.

Todo por acabar con el déficit de tarifa que acumula ya 24.000 millones de euros. El objetivo es que en 2012 no se generen más de 1.500 millones de euros de déficit, y que en 2013 el déficit generado sea cero.

Veremos si lo logra. Desde luego, fácil no es. En cualquier caso, tendremos que esperar un poco más para ver las medidas concretas del Ejecutivo. Y es que Soria ya había retrasado la reforma energética hasta el mes de mayo. Ahora, cuando está finalizando el mes, dice que estará lista para la segunda quincena de julio. Veremos si es así. Más le vale, porque si no, como bien dice el ministro, el problema del déficit de tarifa puede pasar a ser, en breve, un problema financiero.

Pablo Ferrer

[email protected]