La CNE critica que el precio tenga un tope máximo y que se pueda generar un déficit en este sector

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, anunció hace apenas un mes que no subiría el precio de la bombona de butano. La reacción de las compañías no se hizo esperar y amenazaron -de forma más o menos velada- con abandonar el mercado español. El negocio no era rentable.

Ahora, el Gobierno -o, mejor, el ministro Soria- ha rectificado y ha anunciado que sí, que subirá el butano. Así, el precio se fijará cada dos meses en lugar de cada tres como hasta ahora, pero no podrá hacerlo más de un 5% y hasta un precio máximo de 14 euros por bombona antes de impuestos.

Precisamente, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha alertado sobre estos límites. En su informe, la CNE considera que el precio regulado que se aplique debe reflejar los costes y debe evitar "que pueda crearse una insuficiencia de ingresos ante un posible escenario de aumento de precios de las cotizaciones internacionales del producto". Es decir, que se debe evitar un déficit del sector, como ocurre en el eléctrico.

Pablo Ferrer

[email protected]