• El verdadero problema es el registro de pre-asignación de plantas termosolares.
  • Que supone unos 1.000 millones de euros en subvenciones.
  • A esto unimos que no habrá quita a las eléctricas.
  • Y el carbón no se toca.
  • Veremos qué ocurre en la subasta de electricidad del 21 de marzo.
  • La intención de Soria es reducir los costes, sobre todo los conocidos como 'peajes'.
  • Y ya ha anunciado que subirá el recibo de la luz en abril.
  • Pero es poca cosa: en 2013, entre la fotovoltaica y la termosolar sumarán un coste de 4.700 millones de euros.

Es un problema muy serio y el Gobierno lo sabe. En 2011 el déficit de tarifa superó los 7.000 millones de euros y ya acumula más de 24.000 millones. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria (en la imagen), no sabe cómo atajar esta sangría, sobre todo la que supone el registro de pre-asignación de plantas termosolares, que significa un coste de 1.000 millones de euros anuales. Pero claro, acabar con estas ayudas supondría entrar en una guerra jurídica que, de momento, el Ejecutivo no está dispuesto a comenzar.

Ahora bien, si a esto unimos el hecho de que no habrá quita a las eléctricas y de que está dispuesto a seguir apoyando la producción de carbón autóctono -ambas medidas anunciadas por él mismo esta semana-, queda poco margen de maniobra para acabar con el déficit de tarifa.

Así las cosas, el ministro ya ha anunciado que su intención es reducir los costes, especialmente los llamados 'peajes', y que el recibo de la luz subirá tras la próxima revisión del uno de abril.

Pero estas medidas no lograrán solucionar, ni de lejos, el verdadero problema. Y es que las cifras no engañan: las primas a la energía solar en 2013 rondarán los 2.300 millones de euros, y las destinadas a la termosolar, unos 2.400 millones de euros.

Pablo Ferrer

[email protected]