Fue la única medida de represalia que adoptó el Gobierno tras la expropiación de YPF

El pasado 20 de abril, el Consejo de Ministros aprobó la asignación de cuotas de biodiesel en las plantas españolas. De esta manera, se limitaba la entrada del producto refinado procedente de Argentina.

La medida fue entendida como represalia del Gobierno por la reciente expropiación de YPF por parte de Cristina Fernández de Kirchner. De hecho, fue la única medida, que mereció el titular de la noticia: "Sanciones a Argentina: mucho ruido y pocas nueces".

Pues bien, este miércoles hemos conocido que el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha dado marcha atrás, y ha modificado aquella orden ministerial para permitir la participación de plantas de biodiesel de cualquier país, incluido Argentina.

Andrés Velázquez

[email protected]