• Sin embargo habrá que esperar a la sentencia europea sobre el canon con el que las telecos financian la Corporación.
  • El Ejecutivo, muy molesto con González Echenique por vender como un triunfo la sentencia sobre las telecos francesas.
  • Y es que el fallo francés obliga a las telecos galas a seguir financiando su televisión pública.
  • El caso es muy similar a la denuncia de Bruselas contra España por el canon que pagan las empresas de telecomunicaciones. Puede crear jurisprudencia.
  • Sin embargo, si el Gobierno decidiera emitir publicidad, con sentencia favorable o sin ella, cuenta con el apoyo de los anunciantes, que consideran que la publicidad nunca debió de salir de RTVE.
  • En la cadena francesa, pese a la subvencion de las operadoras, la publicidad tiene una presencia parcial y limitada.

El Gobierno está decidido a introducir la publicidad en horario de prime time. Las cuentas no le cuadran con el sistema de patrocinios actual, y ello pese a que el El Tribunal de Justicia de la Unión Europea acaba de dictar una sentencia mediante la cual da la razón a la imposición del canon a las teleoperadoras para financiar a la radiotelevisión pública francesa. 



Fuentes cercanas al Gobierno señalan que sentó como un tiro en Moncloa la forma en que González Echenique (en la imagen) vendió la noticia en los informativos de RTVE: como un rotundo éxito. No ha podido ser más inoportuno.



Francia no es España, aseguran desde el Gobierno, y lo mismo opinan las grandes empresas de telecomunicaciones que se ven obligadas a destinar el 0,9% de sus ingresos en fijo y en móvil para sufragar los gastos de la televisión pública.



Todo hace pensar que la sentencia francesa creará jurisprudencia, pero al Gobierno no le interesa que se lancen las campanas al vuelo cuando se está planteando volver a introducir la publicidad, si no del todo, sí de forma paulatina: por ejemplo en horario de prime time.



La cadena pública bate récords de audiencia con algunos programas. Con la crisis actual, el Ejecutivo considera difícil de explicar a la opinión pública -y absurdo- no aprovechar el prestigo y el tiron histórico de la cadena para obtener ingresos que aminoren la tremenda deuda de la corporación. Por supuesto, es mucho más fácil hacerlo con una sentencia que así lo justifique para cargarse de razón. Porque, de otra forma, el duopolio formado por Lara y Mediaset se le echaría encima.



Si finalmente el Gobierno se decidiera a volver a emitir anuncios, cuenta con el apoyo de los anunciantes. La Asociación de Usuarios de Comunicación ha emitido un comunicado en el que solicita que se defina un modelo sostenible de financiación para RTVE, y clama por que la publicidad "vuelva a estar presente en el ente público, como sucede con el caso francés en donde tiene una presencia parcial y limitada".



Según la AEA, el modelo no es comparable, porque, a diferencia del caso francés, en España se excluyó radicalmente la publicidad de RTVE.  La AEA no considera que la presencia o ausencia de las tasas impuestas a las empresas de telecomunicaciones sean  excluyentes con el retorno controlado de la publicidad a TVE "de donde nunca debió de salir". La publicidad, afirman, "crea valor y es un bien para la sociedad como fuente de información, de generación de consumo y de riqueza en el país".



Sara Olivo

[email protected]