• El líder de CIU ha pedido la dimisión del ministro de Cultura por perpetrar el peor ataque al catalán desde la muerte del dictador.
  • Soraya: "Tendríamos que valorar mucho más la democracia y no sacar siempre a relucir los años de dictadura".
  • La vicepresidenta defiende la necesidad de la reforma: "No podríamos examinar a los niños de cinco lenguas distintas si todas fueran troncales".
  • Y mientras, Oriol Junqueras, líder de Esquerra, afirma en Onda Cero que los catalanes, tras una secesión, producto de un referéndum, podrán conservar el pasaporte español.
  • El líder de ERC está convencido de que es posible una Cataluña dentro de Europa, y contradice a Durao Barroso y a otros mandatarios europeos.

La vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha dudado en sacar la cara para defender a Wert del salvaje ataque de Durán i Lleida a cuenta de la nueva reforma educativa. El líder de Unió ha llegado  a decir que el ministro de Cultura ha perpetrado el peor ataque que desde la muerte de Franco ha recibido el catalán,  al tiempo que ha pedido su dimisión.

La vicepresidenta, que en otras intervenciones tras el Consejo de Ministros ha alabado el carácter más moderado de Lleida frente al nacionalismo desatado de Artur Mas, no ha dudado en reprochar al veterano político su actitud anacrónica: "Ya que estamos en el día siguiente al de la Constitución tendríamos que valorar mucho más la democracia y no sacar siempre a relucir los años de dictadura".

Sáenz de Santamaría ha recordado que Wert, con la legislación que obliga a respetar el derecho de los padres a elegir la lengua vehicular, está respetando "los términos que han señalado las sentencias del Supremo y el Constitucional", y que en España hay "una Constitución que marca nuestro modelo de convivencia". Ha incidido en que el sistema educativo "no puede mantenerse como está, perdiendo en cada escalón una tercera parte de los alumnos". 

Asimismo, ha atacado a los nacionalistas catalanes por poner el acento en aspectos de tensión política "sin fijarnos en los objetivos básicos, que son los intereses de los ciudadanos… No podemos tener tantos ni estar por encima del 50% del desempleo juvenil". Además, ha criticado que la Educación se esté utilizando "como un medio de confrontación política". 

La ministra portavoz ha insistido en que la libertad de enseñanza y el derecho a la educación no minusvalora ninguna lengua: "Si las lenguas cooficiales fueran troncales se estaría obligando a todos los escolares españoles a estudiar cinco lenguas. No podemos examinar a los niños en cinco idiomas.  Salvo casos excepcionales, no aprobaría ninguno", ha declarado.

La defensa encendida de la vicepresidenta al derecho a la educación del castellano en Cataluña ha tenido lugar el mismo día en que Oriol Junqueras, líder de ERC, en declaraciones a Onda Cero, llevaba la contraria a Durao Barroso y a otras autoridades europeas al manifestar que es posible una Cataluña dentro de la Unión Europea,  porque "muchos de sus países tienen sede allí". También ha añadido, en el colmo del aquelarre de la confusión, que los ciudadanos catalanes no tendrían que perder su pasaporte español en el caso de una secesión, porque España sólo retira los pasaportes a petición de sus ciudadanos.

Sara Olivo
[email protected]