Decíamos ayer que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen) sigue adelante en su empeño por sustituir a Mariano Rajoy como la primera mujer presidenta del Gobierno de España, algo que los marianistas consideran, simplemente, una traición.

En su campaña, dado que tiene pocos apoyos en el Partido, utiliza la pieza clave de los medios informativos, a los que pastorea su jefa de Gabinete, María González Pico (no Picó, sin tilde). Sobre todo, se apoya en el Duopolio Tele 5-Cuatro y A3 TV-La Sexta, pero no deja al albur nada. Sobre todo Internet. Y así, doña Soraya se plantó en la redacción de El Confidencial para animar a los componentes de la edición y de redacción a golpear duro al Gobierno cuando se lo merece. Salió a hombros.  

Queremos suponer que cuando hablaba de criticar al Gobierno no se refería a ese miembro -incluso miembra- del Ejecutivo que es ella misma.

Hispanidad

[email protected]